XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de opticas

Otros chistes

Chiste de varios, buenos, largos

Hace mucho tiempo vivió un hombre de mar, el Capitán Bravo. Era muy valiente y jamás mostró temor ante un enemigo. Una vez, navegando los siete mares, el vigía vio que se acercaba un barco pirata, y la tripulación del barco se volvió loca de terror. El capitán Bravo gritó
- Traigan mi camisa roja!!
y llevándola puesta instigó a sus hombres al ataque, y vencieron a los piratas. Unos días más tarde, el vigía vio dos barcos piratas. El capitán pidió nuevamente por su camisa roja, y la victoria volvió a ser suya.
Esa noche, sus hombres le preguntaron por qué pedia la camisa roja antes de entrar en batalla, y el capitán contestó:
- Si soy herido en combate, la camisa roja no deja ver mi sangre, y mis soldados contin√ļan peleando sin miedo.
Todos los hombres quedaron en silencio, maravillados por el coraje de su capit√°n.
Al amanecer del día siguiente, el vigía vio no uno, no dos sino DIEZ barcos piratas que se acercaban. Toda la tripulación dirigió en silencio sus ojos al capitán, que con voz potente, sin demostrar miedo, gritó:
- Tr√°ingame mis pantalones marrones!

Tags: piratas, barcos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de largos, buenos

Una anciana fue un día al Banco del Comercio "Bancomer" llevando un bolso lleno hasta el tope de dinero.

Insist√≠a ante la ventanilla, solicitando que quer√≠a hablar √ļnica y exclusivamente con el Director del Banco para abrir una cuenta de ahorros, para lo cual dec√≠a:

ANCIANA: "Comprenda Ud., es mucho dinero".

Después de mucho discutir, la llevaron ante el Director del Banco, respetando el concepto de que el cliente tiene siempre la razón.

DIRECTOR: -¬ŅCu√°nto dinero desea ingresar?

ANCIANA: USD$165.000,00.
Y automáticamente vació su bolso encima de la mesa.

El Director, naturalmente, sintió una gran curiosidad por saber de dónde habría sacado la anciana tanto dinero y le preguntó:

DIRECTOR: Se√Īora, me sorprende que lleve tanto dinero encima, realmente es mucha cantidad.
¬ŅC√≥mo lo ha conseguido?

ANCIANA: -"Es simple, hago apuestas".

DIRECTOR: ¬ŅApuestas?... ¬ŅQu√© tipo de apuestas?.

ANCIANA: Bueno, todo tipo de apuestas. Por ejemplo, le apuesto a Ud., USD$25.000,00...
¬°¬°¬°A QUE SUS PELOTAS SON CUADRADAS!!!.

DIRECTOR: "Esa es una apuesta est√ļpida"... Ud., nunca podr√° ganar una apuesta de ese tipo.

ANCIANA: Bueno ya le dije que hago apuestas. ¬ŅEst√° Ud. dispuesto a aceptar mi apuesta?.

DIRECTOR: Por supuesto. Apuesto USD$25.000,00 a que mis pelotas no son cuadradas.

ANCIANA: De acuerdo, pero como hay mucho dinero en juego...
¬ŅPuedo venir ma√Īana a las 10:00 AM con mi abogado para que nos sirva de testigo?

DIRECTOR: Claro que sí.

Aquella noche, el Director estaba muy nervioso por la apuesta. Pasó largo tiempo mirándose sus pelotas en el espejo, volviéndose de un lado para otro, una y otra vez. Se hizo un riguroso examen y quedó absolutamente convencido de que sus pelotas no eran cuadradas y que ganaría la apuesta.

A la ma√Īana siguiente a las 10:00 en punto, la anciana apareci√≥ con su Abogado en la Oficina del Director. Hizo las pertinentes presentaciones, y repiti√≥ la apuesta de USD$25.000,00.

¬°¬°¬°LAS PELOTAS DEL DIRECTOR SON CUADRADAS!!!.

El Director aceptó nuevamente la apuesta, y la anciana le pidió que se bajara los pantalones para mostrar sus pelotas.

El Director se bajó sus pantalones, y la anciana se acercó, y miró sus pelotas detenidamente, y le preguntó tímidamente si las podía tocar, expresando:

ANCIANA: Tenga Ud., en cuenta que es mucho dinero y debo cerciorarme.

DIRECTOR: Bien, de acuerdo. Comprendo que quiera estar absolutamente segura.

La anciana se acercó al Director, y agarrándole empezó a palpar sus pelotas, paralelo a lo cual, el Director se dio cuenta de que el Abogado estaba golpeándose la cabeza contra la pared.

El Director preguntó a la anciana:
DIRECTOR: ¬ŅY ahora que le pasa a su Abogado?.

ANCIANA: Nada, s√≥lo que he apostado con √©l, USD$100.000,00 a que hoy, a las 10:00 de la ma√Īana...

"LE TOCAR√ćA LAS PELOTAS AL DIRECTOR DE BANCOMER".

Tags: apuestas, banqueros, presidentes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+