XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de orgía

Otros chistes

Chiste de Jaimito, matrimonios

Jaimito estaba sentado en clase haciendo problemas de Matemáticas cuando su profesora le pidió que respondiera una pregunta:
- Jaimito, dijo, si hubiera 5 pájaros posados en un alfeizar y le disparases a uno con una pistola, cuántos pájaros quedarían?
- Ninguno, contestó Jaimito, porque uno moriría y el resto saldría volando.
- Bueno, la respuesta que estaba buscando era cuatro, dijo la profesora, pero me gusta la forma en la que piensas.
Entonces Jaimito dijo:
- Tengo una pregunta para usted. Si hubiera tres mujeres sentadas en un banco comiéndose unos cucuruchos de helado, una estuviera lamiendo el helado, la segunda lo estuviera mordiendo y la tercera lo estuviera chupando... Cuál de ellas estaría casada?
La profesora se sonrojo y contestó tímidamente:
- Bueno no estoy segura. Supongo que la que estuviera chupando.
- No, dijo Jaimito, la que estaría casada es la que llevase el anillo de bodas en el dedo, pero me gusta la forma en que piensa....

Tags: buenisimos, cucuruchos, pájaros

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de verdes, infidelidad, matrimonios

Una mujer está en la cama con su amante cuando oye al marido llegar y dice al amante:
- Vamos, de prisa, quédate parado alli en la esquina.
Rápidamente, ella cubre el cuerpo del amante con aceite y lo salpica con talco por encima y le dice:
- No te muevas hasta que yo te diga, finge que eres una estatua, yo vi una igualita en casa de los Almeida.
En eso, el marido entra y pregunta:
– ¿Que es ésto?
Ella, fingiendo naturalidad contesta:
- ¿Eso? ah, es sólo una estatua. Los Almeida colocaron una en el cuarto de ellos y me gustó tanto que compre una igual.
Y no se habló más de la estatua. A las dos de la madrugada, la mujer está durmiendo y el marido todavía está viendo TV. De repente, el marido se levanta, camina hasta la cocina, prepara un sandwich, agarra una lata de cerveza y va para el cuarto.
Alli, se dirige a la estatua y le dice:
- Toma cabrón, come y bebe algo, yo me quede dos dias parado como idiota en el cuarto de los Almeida y ni un vaso de agua me ofrecieron.

Tags: estatua

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+