XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de otorrino

Chiste de matrimonios, médicos, largos

Un hombre va al otorrino y le dice:
- Mire es que mi mujer se est√° quedando sorda.
- Ya bueno, y ¬Ņd√≥nde est√° su mujer?
- No, es que es muy orgullosa y no va a querer venir, pero yo necesito que me dé una solución porque ya no puedo más con ella. Yo la quiero mucho pero esta falta de comunicación me está matando.
- Bueno vale, pues vamos a hacer una cosa. Usted hablele a ella desde una distancia prudencial, y vaya acerc√°ndose hasta que ella le conteste. Luego me mide la distancia, me lo dice y ya veo yo el grado de sordera que tiene y ya la puedo ayudar.
All√° que se va el hombre para casa, y nada m√°s entrar grita:
- ¬°Amparo!
Nada. Se acerca hasta el recibidor y vuelve a gritar:
- ¬°Amparo!
Nada. Entonces ya entra hasta el salón y vuelve a gritar:
- ¬°Amparo!
Y nada. Ya desesperado, que piensa que su mujer está sorda como una tapia, se acerca hasta la cocina y allí la ve fregando. Se pone detrás de ella y vuelve a gritarle:
- ¬°Amparo!
- ¬°¬°¬°¬Ņ¬Ņ¬ŅQu√© quieres co√Īoooo, que ya te lo pregunt√© cuatro veces???!!!

Tags: mujer, sordera, otorrino

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de verdes, buenos, largos

Un tipo se va de vacaciones con su mujer. Como quiere que ella disfrute, elige el que les recomienda la agencia. El establecimiento parecía muy lujoso y tenía un precio razonable.
Pues bien, mientras estuvieron allí, todo fue sobre ruedas hasta que llegó el momento de pagar la cuenta...
La factura se había disparado hasta unas cifras desaforadas.El hombre se dispuso, lógicamente, a cursar la correspondiente queja, puesto que en la agencia de viajes el presupuesto que les habían facilitado era bastante más barato.
- Oiga, verá es que he estado mirando la cuenta, y aquí hay cosas que están equivocadas.
-A ver dígame...
-Mire, aquí dice: "Uso de piscina 400 euros", y ni yo ni mi mujer hemos ido un sólo día a la piscina.
- Ya, pero hay piscina, la tenía a su disposción y si no la ha usado es su problema...
- También dice: "Uso de la biblioteca: 200 euros" y ni sabía que existía una bliblioteca.
- Mire usted, existe y si no la ha usado eso es algo que a nosotros no nos importa.
- Y que me dice lo de: "Consumo bebidas en mini-bar: 630 euros". ¬°No hemos probado ni gota de alcohol!
- ¬ŅQu√© quiere que le diga..., ah√≠ lo ten√≠a...
- Bien. La cuenta asciende a 4800 euros ¬Ņverdad?, pues aqu√≠ le dejo 2000 y damos por zanajada la cuesti√≥n.
- ¬ŅC√≥mo dice?
-Lo que ha oido.
-Pero faltan 2.800 euros -protesta el empleado del hotel.
- Sí, pero es lo que les cobro por hacerlo con mi mujer.
- ¬°Pero si no la hemos tocado! Le juro que ni un empleado de este hotel ha hecho el menor intento...
- Sí, pero ahí la teníais. ¡Si no lo habéis hecho es vuestro problema!

Tags: dinero, viajes, hoteles

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos, largos

Un hombre ciego entra en un "bar de chicas" por equivocaci√≥n. Se las apa√Īa para llegar hasta la barra y pide una copa, y tras estar un rato sentado en la tabureta le grita al camarero:

- Eh, t√ļ, te gustar√≠a o√≠r un buen chiste de rubias?

Inmediatamente se hace un silencio total en el bar y con una grave, profunda y √°spera voz, la mujer que esta sentada junto a el le dice:

- Antes de que cuente ese chiste, se√Īor, y en atenci√≥n a su minusval√≠a f√≠sica que le impide ver, creo que lo justo es que le advierta de cinco cosillas: - Que la camarera es rubia. Que el portero del bar es una mujer rubia. Que yo mido un metro ochenta, peso 80 kilos, soy cintur√≥n negro de k√°rate y tengo el pelo rubio. Que la mujer que esta conmigo es levantadora de pesas y es rubia; y que la dama que esta sentada al otro lado de usted es una luchadora profesional y tambi√©n es rubia. Y ahora que sabe eso, pi√©nselo cuidadosamente. ¬ŅDe verdad todav√≠a quiere contar ese chiste?

El ciego piensa durante un par de segundos, menea la cabeza y contesta:
- Naaa... Pues no lo cuento....Paso de tener que explicarlo cinco veces!

Tags: rubias, mujeres

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+