XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de oveja

Otros chistes

Chiste de largos, buenos, infidelidad

Estaban dos hombres en el cielo y uno le pregunta al otro:
- ¬ŅY vos de qu√© moriste?
- Congelado, ¬ŅY t√ļ?
- De la risa.
- ¬ŅC√≥mo que de la risa?
- S√≠, es que yo pensaba que mi esposa me estaba enga√Īando con otro hombre, entonces un d√≠a le dije que iba a salir por 2 d√≠as, pero cuando me fui, regres√© ese mismo d√≠a para ver si la atrapaba con el otro hombre. Cuando llegu√©, busqu√© por toda la casa y no encontr√© a ning√ļn hombre. D√°ndome cuenta del error que hab√≠a cometido empec√© a re√≠r y re√≠r hasta que mor√≠.
- ¡Bruto, si hubieras buscado en la nevera nos hubiéramos salvado los dos!

Tags: buenisimos, cornudos, risas, neveras

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de verdes, suegras, largos, buenos

Tras casi un a√Īo de salir con mi novia, el pr√≥ximo mes me caso! La madre de mi novia o futura suegra es genial (adem√°s de estar terriblemente buena). Ella solita se ha ocupado de organizar toda la boda: iglesia, m√ļsica, fot√≥grafo, banquete, flores, etc.

Hace poco me llamó y pidió que fuera su casa para revisar la lista de Invitados y anular algunos de los de mi familia pues estaba superando nuestras previsiones.

Cuando llegué, revisamos la lista y la rebajamos justo por debajo de los ciento cincuenta invitados. Fue entonces cuando me dejó boquiabierto: me dijo que siempre le había resultado un hombre muy atractivo, que dentro de un mes ya sería un hombre casado y que antes de que ello ocurriera, quería tener sexo salvaje conmigo.

Entonces se levantó, caminó sensualmente hacia el dormitorio y me susurró que yo sabía donde estaba la puerta de salida si lo que quería era marcharme.

Me quedé de pie, inmóvil, aproximadamente unos tres minutos y finalmente decidí que sabía perfectamente qué camino tomar.

Me dirig√≠ corriendo a la puerta, sal√≠ a la calle y... ya afuera, apoy√°ndose en el cap√≥ de mi coche estaba su marido sonriente. Creo recordar que me explic√≥ que √ļnicamente quer√≠an estar seguros de que su querida hija se casaba con el hombre adecuado y se les ocurri√≥ esta peque√Īa prueba que yo felizmente hab√≠a superado con √©xito.

Me tom√≥ del hombro, y despu√©s me abraz√≥ sin yo poder reaccionar ni hablar a√ļn aturdido por las emociones.

CONCLUSI√ďN: "Menos mal que fui a buscar los condones al coche, que si los llego a tener encima... "

Tags: coches, preservativos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de matrimonios, largos, buenos, verdes

La se√Īora, medio dormida en su cama, escucha cuando llega su marido del trabajo y siente como √©l la acaricia suavemente, casi de manera furtiva, como recorriendo suavemente la periferia de su cuerpo. Ella siente c√≥mo su cuerpo reacciona inmediatamente a las caricias. El marido toma sus manos y las recoge, mete una de sus manos por su espalda y llega atrevidamente hasta sus redondeces.

En este momento, la se√Īora est√° que arde, jadeante y deseosa. Entonces, sus piernas son abruptamente levantadas. La mujer siente que la pasi√≥n perdida por a√Īos ha regresado y le encanta sentir c√≥mo su hombre apoya sobre ella todo su peso. La enerva sentir en su nuca el aliento calido de su marido. Ella se prepara, levanta las caderas; separa y flexiona sus piernas y se dispone a ser tomada, cuando de pronto su marido suelta sus piernas, gira sobre s√≠ mismo y se acomoda en su lado de la cama.

La mujer, asombrada y respirando hondamente pregunta: -¬ŅQu√© pas√≥?
√Čl responde: - Ya.
- ¬ŅYa qu√©, grand√≠simo cabr√≥n?
- Ya duérmete, mi cielo. Ya encontré el mando de la tv.

Tags: parejas, televisiones

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de borrachos

Un hombre, mayor, y borracho, en una mercería le dice a la dependienta:
-Me puede dar un tanga, de mi talla.
-¬ŅSu esposa tiene su talla?
-No es para mi esposa, es para mi.
La chica, sonríe y le dice:
-V√°yase a dormir, se√Īor.
El viejo, se baja los pantalones, y la chica, exclama:
-¬°Vaya calzonazos!
-Por poco tiempo, hija, por poco tiempo.

Tags: tangas, mercerías

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+