XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de paellas

Otros chistes

Chiste de largos, buenos, internacionales, verdes, infidelidad

Paco , un andaluz de viaje en Japón, se compra un par de gafas de tecnología punta que permiten ver a la gente sin ropa.
Se las pone y ve pasar a una y a otra.
Todas sin ropa. estaba encantado.
Se las pone, sin ropa.
Se las quita, vestidas.
Se las pone, sin ropa.
Se las quita, vestidas.
¬°Por Dios, que maravilla!
Incluso adelanta el viaje de vuelta a casa para ense√Īarle a su mujer la novedad.
En el avión, se siente enloquecido viendo a las azafatas en pelota picada.
Se las pone, sin ropa.
Se las quita, vestidas.
Se las pone, sin ropa.
Se las quita, vestidas.
Cuando llega a casa, y antes de abrir la puerta, se coloca las supergafas, para ver sin ropa a su mujer Luisa .
Abre la puerta y allí está ella, su querida esposa, con Pedro, su mejor amigo.
En el sof√°. ¬°sin ropa!
Se quita las gafas, sin ropa.
Se pone las gafas, sin ropa.
Se las quita... sin ropa.
Se las vuelve a poner... sin ropa.
Y no puede evitar un grito desgarrador:
- ¡Me cagoendiez! ¡¡¡Nuevas y ya no funcionan! ¡¡Chinas tenían que ser!!!!

Tags: chinos, gafas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de malos, borrachos

Un borracho en un Bar. Al entrar le dice al camarero:
- Deme una botella para mí, una para usted, y otra para todos los que estén aquí.
El camarero se las pone, y al terminarlas le pide la cuenta, el borracho contesta:
- Vaya, hoy no traigo dinero.
Por lo que lo saca a golpes. Al día siguiente vuelve a ir y dice:
- Dame una botella para mí, una para usted, y otra para todos los que estén aquí.
El camarero se las da, y al terminar le cobra la cuenta y el borracho contesta:
- Se me olvidó traer el dinero.
Por lo que otra vez lo saca a patadas.
Al tercer día el borracho vuelve a la cantina y pide:
- Dame una botella para mí, y otra para todos los que estén aquí.
El camarero le pregunta:
- ¬ŅY a m√≠ por qu√© no?
- Porqué usted cuando bebe se pone violento.

Tags: botellas, bares, camareros

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+