XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de palabras

Chiste de animales, largos, buenos

Manuel recibi√≥ un loro por su cumplea√Īos; ya era un loro adulto, con una muy mala actitud y vocabulario. Cada palabra que dec√≠a estaba adornada por alguna palabrota, as√≠ como siempre de muy mal genio. Manuel trat√≥ desde el primer d√≠a de corregir la actitud del loro, dici√©ndole palabras bondadosas y con mucha educaci√≥n, le pon√≠a m√ļsica suave y siempre lo trataba con mucho cari√Īo. Lleg√≥ un d√≠a en que Manuel perdi√≥ la paciencia y grit√≥ al loro, el cual se puso m√°s grosero a√ļn, hasta que en un momento de desesperaci√≥n, Manuel puso al loro en el congelador.
Por un par de minutos a√ļn pudo escuchar los gritos del loro y el revuelo que causaba en el compartimento, hasta que de pronto todo fue silencio. Luego de un rato, Manuel arrepentido y temeroso de haber matado al loro, r√°pidamente abri√≥ la puerta del congelador. El loro sali√≥ y con mucha calma di√≥ un paso al hombro de Manuel y dijo:
- Siento mucho haberte ofendido con mi lenguaje y actitud, te pido mis disculpas y te prometo que en el futuro vigilaré mucho mi comportamiento.
Manuel estaba muy sorprendido del tremendo cambio en la actitud del loro y estaba a punto de preguntarle qué es lo que lo había hecho cambiar de esa manera, cuando el loro continuó:
- Te puedo preguntar, ¬ŅQu√© fue lo que hizo el pollo?

Tags: loros, palabras

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de largos, buenos

Estaba en un restaurante y mientras iba al ba√Īo, vi como otra persona tomaba el mismo camino que yo. Al entrar al ba√Īo, observ√© c√≥mo ocupaba uno de los dos
cubículos, que eran de esos que no llegan hasta el techo. Yo, lógicamente, entré en el
otro. De repente, oigo que me dicen:
- ¬°Hola!
Yo seguí callado, pero el tipo vuelve a decir:
- ¬°Hola!. ¬ŅMe escuchas?
Yo, para no parecer mal educado, contesté:
- ¬°Hola!
Y el tipo pregunta:
- ¬ŅC√≥mo est√°s?
A lo que contesté:
- Bien, gracias, un poco cansado.
Y el tipo dice:
- ¬ŅQu√© haces?
Yo ya estaba intrigado, pensé, siempre hay gente muy rara en este mundo, y contesté:
- ¬ŅY qu√© voy a estar haciendo?. Lo mismo que t√ļ, ¬°Cagando!
Inmediatamente oigo:
- ¡Mi vida, te llamo después porque tengo a un imbécil al lado, que está contestando a todas mis preguntas!

Tags: restaurantes, teléfono, absurdos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de largos, buenos, verdes, matrimonios

Una pareja de recien casados estan de luna de miel en Paquist√°n.
Paseaban por el mercado mirando la mercancía y cuando pasaron por una tiendita de sandalias oyeron un caballero con acento paquistaní que les dice:
- Venid adendro de mi humilde diendita, baisanos.
Los recien casados entraron y el paquistaní les dice que tiene unas sandalias especiales que lo estimularan a tener un sexo salvaje como
gran "gamello del desierto". La esposa estaba realmente interesada en comprar las sandalias despues del comentario del paquistaní, pero su
marido pensaba que no las necesitaba, siendo un hombre joven y viril.
El esposo le pregunta al paquistaní:
- ¬ŅC√≥mo podr√°n esas sandalias convertirme en un monstruo del sexo?
El paquistaní contestó:
- Solo dienes que brobarlas, Saiheeb.
Entonces, despues de mucho acoso de su esposa finalmente hace el intento.
Tan pronto como desliza sus pies en las sandalias, se le ve una mirada salvaje en sus ojos; algo que su esposa no había visto nunca, una potencia sexual del carajo. En un parpadeo de ojos, el marido agarra al paquistaní firmemente por las nalgas, le bajó los pantalones, lo puso en cuatro puntos listo para sodomizarlo. El paquistaní comenzo a gritar:
- ¬°¬°BARA, BARA, TE LAS BUSISTE AL REVES, HIJOEBUTA!! !TE LAS BUSISTE AL REVES, GABRON!!

Tags: viajes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+