XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de palabras

Chiste de animales, largos, buenos

Manuel recibi贸 un loro por su cumplea帽os; ya era un loro adulto, con una muy mala actitud y vocabulario. Cada palabra que dec铆a estaba adornada por alguna palabrota, as铆 como siempre de muy mal genio. Manuel trat贸 desde el primer d铆a de corregir la actitud del loro, dici茅ndole palabras bondadosas y con mucha educaci贸n, le pon铆a m煤sica suave y siempre lo trataba con mucho cari帽o. Lleg贸 un d铆a en que Manuel perdi贸 la paciencia y grit贸 al loro, el cual se puso m谩s grosero a煤n, hasta que en un momento de desesperaci贸n, Manuel puso al loro en el congelador.
Por un par de minutos a煤n pudo escuchar los gritos del loro y el revuelo que causaba en el compartimento, hasta que de pronto todo fue silencio. Luego de un rato, Manuel arrepentido y temeroso de haber matado al loro, r谩pidamente abri贸 la puerta del congelador. El loro sali贸 y con mucha calma di贸 un paso al hombro de Manuel y dijo:
- Siento mucho haberte ofendido con mi lenguaje y actitud, te pido mis disculpas y te prometo que en el futuro vigilar茅 mucho mi comportamiento.
Manuel estaba muy sorprendido del tremendo cambio en la actitud del loro y estaba a punto de preguntarle qu茅 es lo que lo hab铆a hecho cambiar de esa manera, cuando el loro continu贸:
- Te puedo preguntar, 驴Qu茅 fue lo que hizo el pollo?

Tags: loros, palabras

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de matrimonios, borrachos, largos, buenos

Un reci茅n casado se va con los amigotes de copas. El hombre le promete a la mujer que estar谩 de regreso antes de la medianoche pero, como suele pasar, la fiesta se extiende, el t铆o se agarra un pedo de la leche y le dan las tres de la madrugada entrando por la puerta de su casa.
Justo en ese momento, el reloj da tres campanadas y el tipo, temiendo que su mujer se despierte, imita las campanadas dang, dang... nueve veces m谩s para que piense que son las doce de la noche.
- Oye, me ha salido que te cagas, seguro que ni se ha enterado y se mete en la cama.
A la ma帽ana siguiente, la mujer le pregunta que a qu茅 hora lleg贸. El le responde:
- A la medianoche, mi amor.
- Ya, ya. Oye Pepe, creo que vamos a tener que comprar otro reloj.
- 驴C贸mo que otro reloj?
- Si, es que este debe estar roto 驴Sabes?.
- 隆Pero si da la hora perfectamente!
- 隆Y tan perfectamente! Anoche dio tres campanadas, hizo una pausa, dio otras 4 campanadas, se aclar贸 la voz con un carraspeo, dio 3 campanadas m谩s, se tir贸 un pedo, dio las dos 煤ltimas y se descojon贸 de risa.

Tags: relojes, campanas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos, profesiones

Una empresa entendi贸 que hab铆a llegado el momento de cambiar el estilo de gesti贸n y contrat贸 un nuevo gerente general. El nuevo gerente vino con la determinaci贸n de hacer cambios y hacer la empresa m谩s productiva.
El primer d铆a, acompa帽ado por sus principales colaboradores, hizo una inspecci贸n en la empresa. En la planta todos estaban trabajando, pero un muchacho estaba recostado contra la pared con las manos en los bolsillos.
Viendo una buena oportunidad para dejar bien clara su filosof铆a de trabajo, el nuevo gerente le pregunt贸 al joven:
- 驴Cu谩nto gana usted por mes?
- Cuatrocientos euros se帽or, 驴por qu茅? - respondi贸 el muchacho sin saber de qu茅 se trataba.
El gerente sac贸 400鈧 del bolsillo y se los entreg贸 al joven, diciendo:
- Aqu铆 est谩 el sueldo de este mes. Ahora desaparezca y 隆no vuelva nunca m谩s!
El joven guard贸 el dinero y se fue, de acuerdo a las 贸rdenes recibidas.
El gerente entonces, orgulloso, pregunta a un grupo de operarios:
- 驴Alguno de ustedes puede decirme qu茅 hac铆a ese joven?
- S铆, se帽or - respondieron at贸nitos los operarios.- Vino a entregar una pizza...

Tags: sueldos, jefes, gerentes, pizzeros

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+