XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de pan

Chiste de largos, buenos

Erase una vez un pueblo aislado muy lejos de aqui. Un dia se anunció que iba a pasar por el pueblo un circo cuya atracción estelar era “el pan que habla”. Todo el mundo estaba como loco por verlo. Faltan dos semanas! Como puede ser, el pan que habla! A dos dias de llegar, el pueblo ya estaba esquizofrénico. Que viene el pan que habla! Increible!.
Cuando llegó, el circo agotó todas sus entradas a pesar de costar 300 euros cada una. Pero a los pueblerinos no les importaba el precio, era la oportunidad única para ver al pan que habla.
-Hola, el espectáculo va a comenzar. Con ustedes, Señoras y Señores, el pan que habla!!!
El presentador saca un voluntario al escenario, pero se desmaya. Entonces saca a otro, que está temblando de susto y emoción. Traen una bandeja con un pan y una jarra de agua.
- Eche el agua encima del pan
- y.... conseguido!!
- ¿Como está el pan?
- Está... bland-do, esta-ablando, esta hablando!.

Tags: pan, circo

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de malos, profesiones

En un autobús repleto de gente hasta los topes un tío dice de pronto a voz en grito:
- ¡Me quedan tres paradas para bajarme!
La gente pasa de él y piensa que está un poco loco.
Al cabo de un rato:
- ¡Me quedan dos paradas para bajarme!
La gente empieza a mirar para otro lado.
- ¡Señores, que a la próxima me bajo!
La gente sigue pasando de él y finalmente dice:
- ¡Bueno, que ya me bajo en esta!
- Y a nosotros ¿qué nos importa?
- ¡Es que soy fontanero. Suelten ya la tubería que me la tengo que llevar!

Tags: autobús, fontaneros

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de animales, largos, buenos

Manuel recibió un loro por su cumpleaños; ya era un loro adulto, con una muy mala actitud y vocabulario. Cada palabra que decía estaba adornada por alguna palabrota, así como siempre de muy mal genio. Manuel trató desde el primer día de corregir la actitud del loro, diciéndole palabras bondadosas y con mucha educación, le ponía música suave y siempre lo trataba con mucho cariño. Llegó un día en que Manuel perdió la paciencia y gritó al loro, el cual se puso más grosero aún, hasta que en un momento de desesperación, Manuel puso al loro en el congelador.
Por un par de minutos aún pudo escuchar los gritos del loro y el revuelo que causaba en el compartimento, hasta que de pronto todo fue silencio. Luego de un rato, Manuel arrepentido y temeroso de haber matado al loro, rápidamente abrió la puerta del congelador. El loro salió y con mucha calma dió un paso al hombro de Manuel y dijo:
- Siento mucho haberte ofendido con mi lenguaje y actitud, te pido mis disculpas y te prometo que en el futuro vigilaré mucho mi comportamiento.
Manuel estaba muy sorprendido del tremendo cambio en la actitud del loro y estaba a punto de preguntarle qué es lo que lo había hecho cambiar de esa manera, cuando el loro continuó:
- Te puedo preguntar, ¿Qué fue lo que hizo el pollo?

Tags: loros, palabras

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de niños, verdes

Esto es un niño que se hallaba de pie sobre la cabeza de una niña, ella también de pie, y llevaban esta conversación:
- El niño: Bueno, nos hemos quitado la ropa, y me he puesto arriba de ti...... ¿Se puede saber cuanto falta para llegar al orgasmo?
- La niña: No lo sé...pero ahora entiendo por qué mi mamá siempre dice que le duele la cabeza.

Tags: orgasmos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de médicos

Un amigo se encuentra con otro y le pregunta:
- ¿Qué te diagnosticó el médico en tu revisión?
El amigo le contesta:
- Un riñón no me funciona, tengo la columna desviada, el corazón padece arritmia, tengo úlcera de estómago y mis transaminasas son superaltísimas. Pero eso sí, de la cintura para abajo estoy como un niño: me cago, me meo.

Tags: riñones, enfermedades, doctores

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+