XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de paracaidas

Otros chistes

Chiste de internacionales, animales

En un congreso de elefant√≥logos ha llegado el momento de que cada una de las delegaciones presente sus estudios al respecto. La delegaci√≥n argentina presenta un estudio titulado; 'El elefante como √ļtil de trabajo';, obra desarrollada en 5 tomos. La delegaci√≥n brit√°nica 3 vol√ļmenes sobre 'Los elefantes del gobernador de la India, siglo XIX';. Finalmente le toca el turno a la delegaci√≥n espa√Īola; se levanta ceremoniosamente su portavoz y dice:
-Solicito de la ilustre presidencia una prórroga de un mes para terminar mis cuartillas.

Tags: elefantes, espa√Īoles

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de animales, largos, buenos

Un tipo va al √Āfrica y, para no sentirse tan solo, decide llevar a su perro, un chihuahua mariquita. El primer d√≠a del safari, el animal, muy contento, se pone a corretear detr√°s de las mariposas y cuando menos se lo esper√≥ ya se hab√≠a separado del grupo.
El chihuahua, desesperado, empezó a buscarlos cuando, en eso, ve que una pantera muy enfurecida se dirigía hacia él dispuesta a comérselo.
Asustado, rápidamente piensa qué hacer; ve unos huesos que estaban junto a él y los empieza a morder con mucha ferocidad. Justo cuando la pantera lo iba a atacar, el perro exclama:
- ¡Mmmmmm, qué rica pantera me acabo de comer!
La pantera, al escuchar eso, se frena con estruendo y huye muy asustada mascullando:
- ¡Jodido perro, por poco me come a mí también!
Pero arriba de un √°rbol, estaba un mono cabr√≥n que vio todo lo que hab√≠a pasado. √Čste se baja muy r√°pido y va tras la pantera para contarle todo lo que vio. Al escuchar aquello, la pantera, muy enojada, le ordena al mono:
- S√ļbete, vamos a buscar a ese maldito perro para ver qui√©n se come a qui√©n.
El perro mariquita se da cuenta que la pantera viene, con el simio trepado, dispuesta a todo. En un instante, el perro adivina que el mono fue con el chisme pero en lugar de correr, se da la vuelta como si no hubiera visto nada y se pone a leer un periódico. Cuando la pantera ya lo iba a atacar, el perro se queja:
-¡Puto mono de los cojones!!!, hace como media hora que lo mandé por otra pantera y todavía no regresa!

Tags: panteras, perros, monos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos

Buenos d√≠as se√Īores pasajeros les habla su comandante, en este exacto momento estamos a 9000 metros de altura y sobrevolando la ciudad de... OOOHHH DIOS MIOO!!!
Los pasajeros escuchan un grito pavoroso, seguido de un ruido infernal...
- ¬°¬°¬°NOOOOOO!!!
- ¬°¬°¬°Ostia, mierdaaaa, flackk, bruuuuummmmmm crackkkkkkk!!!
Y luego un silencio que se hace eterno....
Segundos después, el comandante vuelve a tomar el micrófono y riendo se disculpa:
Disculpen, se√Īores pasajeros, tir√© mi bandeja y mi taza de caf√© se me cay√≥ encima. No quieran saber c√≥mo qued√≥ la parte de adelante de mis pantalones...
Y uno de los pasajeros grita:
- ¡¡¡Maldito... Tendrías que ver cómo quedó la parte de atrás de los míos!!!...

Tags: aviones, pilotos, sustos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de verdes, infidelidad, vecinos, infidelidad

Una bella mujer joven sale de la ducha, se envuelve con una toalla yavisa a su marido que ya puede ducharse. Cuando él entra en la ducha suena el timbre de la puerta. La esposa le dice que ella abre, y baja a abrir la puerta envuelta en la toalla.
Al abrir la puerta se encuentra a su vecino Antonio, quien se queda sin palabras ante la visi√≥n que le ofrece la se√Īora. Entonces, √©l saca dos billetes nuevecitos de 100 euros y le dice a ella que son suyos si deja caer la toalla hasta la cintura.
Ella piensa, "¬Ņpor qu√© no?", de modo que deja caer la toalla y deja sus senos al descubierto , entonces coge el dinero. Antonio jadea ante lo que ve; saca prontamente otros 200 euros y se los ofrece por dejar caer la toalla hasta el suelo para ver todo el asunto. La mujer piensa que ya hab√≠a llegado bastante lejos, as√≠ que no le importaba hacerlo, y deja caer la toalla al suelo ense√Īando su precioso cuerpo. Antonio la contempla un momento, le da las gracias y se va.
Cuando ella sube de nuevo, su marido que acababa de salir de la ducha, le pregunta que quién había llamado a la puerta.
Ella contesta:
- Era nuestro vecino Antonio.
- ¬ŅY ha tra√≠do los 400 euros que me debe? - pregunta el marido.

Tags: duchas, toallas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+