XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de partos

Chiste de matrimonios, niños

Una pareja gallega está preparando el divorcio, y dice ella:
- Yo me quedo con el nene, Manolo...-.
- ¡Joder! ¿Y eso por qué?-.
- Pues porque es mío, no tuyo...- dice ella.
- ¡Pero si tampoco es tuyo!- contesta el gallego.
- ¡Cómo que no!? ¿Y quién lo parió?- pregunta ella.
- No sé... ¿Tú te acuerdas el día que nació, estando en la maternidad, que se ensució y me dijiste que lo cambiara?-.
- Sí...-.
- Pues... ¡Lo cambié!-.

Tags: divorcios, partos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de matrimonios, borrachos

Una mujer, cansada de que su marido llegue borracho a casa todas las noches, decide darle un susto para que escarmiente.
Esa noche, cuando el esposo todavía no regresa de la juerga, se disfraza del diablo y lo espera en silencio en la oscuridad.
Apenas escucha girar la llave de la puerta, la esposa se prepara y en cuanto entra el hombre,
alcoholizado como siempre, cae encima de él gritando:
"¡Grrrrrrrrr! ¡He venido a llevarte!"
El hombre mira con tranquilidad y responde:
"Da lo mismo... ¡Hace veinte años que vivo con tu hermana!"

Tags: diablos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos, largos, religión, verdes

Esto es una monjita que iba hacia Sevilla, y se le estropea el 4L. Se pone a hacer auto-stop y para un camión que tambien va a Sevilla y la lleva. Una vez dentro, la monjita empieza a mirar al camiónero y piensa: "Este camiónero no esta nada mal". Total, que empieza a lanzarle miradas provocadoras e insinuantes. El camiónero, que no tiene reparos a la hora de echar un kiki, se detiene en la cuneta y se ponen a la faena. Cuando terminan vuelven a la carretera. La monjita comenta entusiasmada:
- Cuando llegue a Sevilla y le diga a la madre superiora que he echado tres polvos con un camiónero se le va a poner una cara...
El camiónero la mira extrañado y le dice:
- Pero, hermana, si solo hemos echado uno.
- Si, pero no me dira que de aquí a Sevilla no van a caer otros dos.

Tags: sevilla, monjas, camiones

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+