XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de pesca

Chiste de verdes, infidelidad

Un t√≠o lleva tres horas pescando sin ning√ļn resultado, en esto que viene el cartero del pueblo, mete la mano en el agua y empieza a sacar truchas una tras otra.
- Pero bueno! Como puede hacer eso!
- No, yo es que las pesco con la mano.
- Pero eso tendr√° truco, no?
- Bueno, como usted me ha ca√≠do bien le dir√© el truco. Lo √ļnico que tiene que hacer usted es meterle la mano ah√≠ mismo a su mujer y despu√©s venir a pescar. Al meter la mano en el agua los peces se sienten atra√≠dos y los puede coger con la mano.
- Gracias, gracias.
Total, que el tío recoge los aparejos de pesca y vuelve antes de tiempo a casa para hacer la prueba. Su mujer esta limpiando los cristales y el tío llega por detrás y le mete la mano por debajo de la falda en el lugar correspondiente. La mujer dice:
- Ay, carterito! Que juguetón estas hoy!

Tags: carteros, pesca, pescadores, pescado

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de matrimonios, infidelidad

Hoy me levant√© temprano, me puse los calzoncillos largos, me vest√≠ con calma, me tom√© un caf√©, agarr√© mis ca√Īas de pescar, me fui silenciosamente al garaje, puse las ca√Īas en el maletero del coche y proced√≠ a sacarlo del garaje bajo una lluvia torrencial.
Estaba toda la calle inundada y el viento gélido soplaba a una fuerza sobrenatural.
Sin lugar a dudas, no era un buen día para salir a pescar. Por lo que decidí volver a guardar el coche en el garaje, puse la radio y me enteré de que el mal tiempo iba a durar todo el día.
Entré de nuevo en mi casa, me desvestí silenciosamente y me deslicé dentro de la cama. Despacito me acurruqué contra la espalda de mi mujer, puse mis manos en sus pechos y le susurré al oído:
- El tiempo afuera est√° horrible.
Ella me contestó medio dormida:
- Ya lo s√©. ¬ŅTe puedes creer que el gilipollas de mi marido se fue hoy pescar?

Tags: pesca, lluvia

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de largos, buenos

Hacer feliz a una mujer es f√°cil...
Sólo se necesita ser...
1) Amigo
2) Compa√Īero
3) Amante
4) Hermano
5) Padre
6) Maestro
7) Educador
8) Cocinero
9) Mec√°nico
10) Plomero
11) Decorador de interiores
12) Estilista
13) Electricista
14) Sexólogo
15) Ginecólogo
16) Psicólogo
17) Psiquiatra
18) Terapeuta
19) Audaz
20) Simp√°tico
21) Atlético
22) Cari√Īoso
23) Atento
24) Caballeroso
25) Inteligente
26) Imaginativo
27) Creativo
28) Dulce
29) Fuerte
30) Comprensivo
31) Tolerante
32) Prudente
33) Ambicioso
34) Capaz
35) Valiente
36) Decidido
37) Confiable
38) Respetuoso
39) Apasionado
40) No ser celoso, pero tampoco desinteresado.
41) Llevarse bien con su familia, pero no dedicarles m√°s tiempo que a ella.
42) Darle su espacio, pero mostrarse preocupado por dónde estuvo.
43) No olvidar las fechas de cumplea√Īos, aniversario de novios, de boda, graduaci√≥n, santo, fecha del primer beso, cumplea√Īos de la t√≠a y del hermano o hermana m√°s querida, cumplea√Īos de los abuelos, de la mejor amiga.

Tags: mujeres

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de internacionales

Est√°n en un bar un ingl√©s, un alem√°n y un espa√Īol tomando juntos unas copas. De pronto el ingl√©s le dice a los otros dos:
-Oye, no os parece que el que está ahí en frente es igualito a Jesucristo?
-No digas tonter√≠as, que va a ser Jesucristo, le responden el alem√°n y el espa√Īol.
-Insiste el ingl√©s. Que si, que s√≠. No veis que es igualito. La barba, la t√ļnica‚Ķ‚ĶEstoy seguro que es Jesucristo.
Sin pensárselo un segundo, se levanta el inglés, se va hacia el hombre de la mesa y tanto le insiste, que el hombre le susurra al inglés:
- Escucha, efectivamente soy Jesucristo, pero te pido por favor que hables bajito y no se lo digas a nadie porque como los demás se enteren me vas a formar un escándalo impresionante en la cafetería
Entonces, el inglés,loco de contento le dice bajito al oído:
- Mira tengo una lesi√≥n en la espalda que me hice de peque√Īo haciendo deporte. Por favor, c√ļrame.
Jesucristo le pone la mano sobre la espalda y le cura.
Acto seguido el ingl√©s se va a su mesa y, claro, le cuenta el milagro al alem√°n y al espa√Īol.
El alem√°n, sin poder contenerse, se levanta y va hasta la mesa de Jesucristo y le dice:
- Oye, que me ha dicho mi amigo que t√ļ eres Jesucristo. Tengo un ojo de cristal, por favor c√ļrame.
Jesucristo le pone la mano en el ojo y se lo cura.
Entonces el alem√°n se va a su mesa y se lo cuenta a sus amigos.
Jesucristo empieza a pensar que en breves instantes aparecer√° por all√≠ el espa√Īol queriendo, como todos, que le cure, pero pasa el tiempo y el espa√Īol no va. Entonces Jesucristo, ya mosqueado y picado por la curiosidad, se levanta y se va hacia la mesa donde est√°n los tres y poni√©ndole una mano en el hombro al espa√Īol le pregunta:
- Oye, ¬Ņt√ļ por qu√© no...?
Y el espa√Īol salta de la silla y apart√°ndose violentamente le dice:
- ¡¡¡¡EH, EH, EEEHHHH!!!! ¡¡¡¡SIN TOCAR…..SIN TOCAR,QUE ESTOY DE BAJA!!!!

Tags: espa√Īoles, alemanes, ingleses

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de verdes, buenos, matrimonios, médicos

- Verá doctor, tengo un problema. Cuando hago el amor con mi mujer, me da la impresión de que no siente nada. Algunas veces incluso se duerme.
- Eso tiene una explicación científica. Algunas mujeres en estado de excitación se acaloran tanto que les es imposible sentir nada. Trate de hacer el amor y abanicarla al mismo tiempo.
- Gracias doctor.
Y esa noche as√≠ lo hizo. Pero cuando atend√≠a al abanico no atend√≠a a lo otro. As√≠ que contrat√≥ a un negro para que abanicase a su se√Īora.
- Venga, negro, abanica. ¬ŅSientes ahora Maruja?.
- No, nada.
- ¬°M√°s fuerte negro! ¬ŅY ahora, Maruja?
- Nada, nada.
- Negro, trae el abanico y ponte t√ļ.
El negro se situa encima de Maruja y el marido abanicaba.
- ¬ŅY ahora Maruja? ¬ŅSientes?
- Siiiiiiií, siiiiiiiiiií, ahora siiiiiiií!
- ¬ŅVes negro? ¬°No sabes ni abanicar!

Tags: negros, doctores

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+