XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de pesca

Chiste de verdes, infidelidad

Un t√≠o lleva tres horas pescando sin ning√ļn resultado, en esto que viene el cartero del pueblo, mete la mano en el agua y empieza a sacar truchas una tras otra.
- Pero bueno! Como puede hacer eso!
- No, yo es que las pesco con la mano.
- Pero eso tendr√° truco, no?
- Bueno, como usted me ha ca√≠do bien le dir√© el truco. Lo √ļnico que tiene que hacer usted es meterle la mano ah√≠ mismo a su mujer y despu√©s venir a pescar. Al meter la mano en el agua los peces se sienten atra√≠dos y los puede coger con la mano.
- Gracias, gracias.
Total, que el tío recoge los aparejos de pesca y vuelve antes de tiempo a casa para hacer la prueba. Su mujer esta limpiando los cristales y el tío llega por detrás y le mete la mano por debajo de la falda en el lugar correspondiente. La mujer dice:
- Ay, carterito! Que juguetón estas hoy!

Tags: carteros, pesca, pescadores, pescado

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de matrimonios, infidelidad

Hoy me levant√© temprano, me puse los calzoncillos largos, me vest√≠ con calma, me tom√© un caf√©, agarr√© mis ca√Īas de pescar, me fui silenciosamente al garaje, puse las ca√Īas en el maletero del coche y proced√≠ a sacarlo del garaje bajo una lluvia torrencial.
Estaba toda la calle inundada y el viento gélido soplaba a una fuerza sobrenatural.
Sin lugar a dudas, no era un buen día para salir a pescar. Por lo que decidí volver a guardar el coche en el garaje, puse la radio y me enteré de que el mal tiempo iba a durar todo el día.
Entré de nuevo en mi casa, me desvestí silenciosamente y me deslicé dentro de la cama. Despacito me acurruqué contra la espalda de mi mujer, puse mis manos en sus pechos y le susurré al oído:
- El tiempo afuera est√° horrible.
Ella me contestó medio dormida:
- Ya lo s√©. ¬ŅTe puedes creer que el gilipollas de mi marido se fue hoy pescar?

Tags: pesca, lluvia

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de vascos, largos

Va uno de Bilbao conduciendo su reci√©n estrenado coche, por la autov√≠a, direcci√≥n San Sebasti√°n, cuando en una de las curvas, se sale de la carretera y se pega ‚Äúla gran hostia‚ÄĚ, quedando el flamante coche completamente abollado.
El bilbaíno sale del coche, y empieza a mirar el mal estado en que ha quedado su flamante coche y en éstas pasa un donostiarra, y viendo lo mal que estaba el de Bilbao, detiene su coche, y le dice :
- No te preocupes, hombre, si quieres dejar el coche, tal y como estaba antes, no tienes mas que soplar por el tubo de escape, y a medida que se vaya hinchando, irán desapareciendo las abolladuras.Dicho esto el donostiarra vuelve a montarse en el coche y deja al bilbaíno manos a la obra.
El bilbaíno todo agradecido, se tumba en el suelo, y empieza a soplar por el tubo de escape, como le había dicho el donostiarra y en éstas que pasa otro de Bilbao, que al ver a su paisano tumbado en el suelo, decide detenerse para echarle una mano.
El bilbaíno accidentado cuenta a su paisano lo que le ha sucedido, y el brillante consejo que le había dado el donostiarra.
El √ļltimo bilba√≠no en llegar, mira at√≥nito al bilba√≠no accidentado, y le dice:
- ¡¡TU ERES TONTO O QUE!!... como piensas que se va a hinchar el coche soplando por el tubo de escape…………. SI TIENES LAS VENTANILLAS BAJADAS.

Tags: coches, accidentes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+