XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de pescadores

Chiste de largos, buenos

Era un pescador que todos los s√°bados, a las 6 de la ma√Īana, acud√≠a a pescar a San Carlos de la Rapita. Prepara los aparejos y el anzuelo y los echa al agua.
Al rato un tío se le pone al lado.
S√°bado, ocho de la ma√Īana, el pescador con la ca√Īa y el tipo al lado.
S√°bado , una de la tarde, el t√≠o con la ca√Īa y el menda al lado.
S√°bado, siete de la tarde, el t√≠o con la ca√Īa y el nota al lado.
Domingo, seis de la ma√Īana, el t√≠o con la ca√Īa y el tipo al lado.
Domingo, una de la tarde, el t√≠o con la ca√Īa no puede m√°s y le dice:
- A usted tambi√©n le gusta la pesca ¬Ņno?.
- ¡A mí, que va, yo no tendría paciencia oiga!.

Tags: pescadores, absurdos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de verdes, infidelidad

Un t√≠o lleva tres horas pescando sin ning√ļn resultado, en esto que viene el cartero del pueblo, mete la mano en el agua y empieza a sacar truchas una tras otra.
- Pero bueno! Como puede hacer eso!
- No, yo es que las pesco con la mano.
- Pero eso tendr√° truco, no?
- Bueno, como usted me ha ca√≠do bien le dir√© el truco. Lo √ļnico que tiene que hacer usted es meterle la mano ah√≠ mismo a su mujer y despu√©s venir a pescar. Al meter la mano en el agua los peces se sienten atra√≠dos y los puede coger con la mano.
- Gracias, gracias.
Total, que el tío recoge los aparejos de pesca y vuelve antes de tiempo a casa para hacer la prueba. Su mujer esta limpiando los cristales y el tío llega por detrás y le mete la mano por debajo de la falda en el lugar correspondiente. La mujer dice:
- Ay, carterito! Que juguetón estas hoy!

Tags: carteros, pesca, pescadores, pescado

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de animales, largos, buenos, verdes

Entra a un café un hombre llevando a un mono con una correa.
Se sienta, pide una bebida para él y un zumo de plátano para el mono.
El animal se toma el zumo, tira el vaso al suelo y comienza a correr por todo el bar, lanzando gritos y haciendo destrozos.Finalmente, llega a la mesa de billar, se para, ve la bola blanca que esta sobre el pa√Īo
de la mesa; la agarra y se la come.
El due√Īo del bar, enfurecido, le recrimina al hombre:
- √ďigame, usted, ¬°Ese mono suyo es un salvaje, primero me destroza el bar y despu√©s se come mi bola de billar! Los voy a echar a patadas a usted y a ese bicho de mierda.
El hombre, avergonzado, le dice al due√Īo:
- No se preocupe amigo, yo le pago por todos los da√Īos.
Dicho esto, saca un fajo de billetes y se va.
Al cabo de una semana vuelven el hombre y su mono al mismo bar. El hombre pide un trago para él y un zumo de plátanos para el mono. El mono esta vez se comporta decentemente; se toma su trago y se pone a caminar mesa por mesa, pero sin romper nada. En esto que ve sobre una mesa un helado con una cereza encima. Agarra la cereza, la mira bien, y procede a metérsela en el culo con toda delicadeza. Se la saca, la vuelve a mirar, y se la come.
El due√Īo del bar, indignado, otra vez le recrimina al hombre:
- Oiga! Ese bicho asqueroso suyo es un inmundo!. ¬ŅVio lo que hizo? Delante de todos mis clientes, se mete una cereza en el culo y despu√©s se la come.
A lo que el hombre le contesta:
- Si, mire, tiene que comprenderlo, con lo que le costó cagar la bola de billar, ahora antes de comer cualquier cosa primero la mide.

Tags: frutas, monos, bares

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de amigos, ancianos, verdes

Un viejo le dice a otro:
-Cuando yo era joven, en Madrid había una de esas que cobra por hora a la que apodaban Cibeles.
-¬ŅPor qu√© la apodaban as√≠?
-Porque era bonita como una diosa,fría como una piedra y se tiraba a los leones-
.-Fría sería, pero a ti seguro que te calentó.
-Calentó, calentó. ¡Vaya si me calentó!
-¬ŅCu√°ndo fue eso?
-Cuando le dije que no tenía dinero para pagarle el polvete que le echara.

Tags: madrid

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+