XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de pilas

Otros chistes

Chiste de largos, buenos, ancianos

El abuelo llama al nieto a escondidas y le dice:
- En la mesita de noche de tu papá hay un frasquito pequeño con unas pastillitas azules que dice Viagra. Si tú me traes una pastillita de esas, sin decirle nada a tu papá, mañana temprano te doy 10 euros.
-¿10 euros, abuelo? Eso es mucho dinero, está bien, espérame aquí.
El niño llega a la habitación, coge el frasquito y lee:
- Via...gra, estas son - y le lleva la pastilla al abuelo.
Al día siguiente, el chiquillo se levanta muy temprano y va a saludar al abuelo.
- Buenos días, abuelo. ¿Cómo dormiste?
- Muy bien, hijo (con una sonrisa de oreja a oreja), y le entrega 100 euros.
El chico, extrañado dice:
- Abuelo, te confundes tú me ofreciste sólo 10 euros.
- Sí, 10 que te doy yo y 90 que te manda tu abuela!

Tags: abuelos, viagra

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos, verdes

Una pulga toda bronceada, estaba tomando sol en la playa, cuando se acerca una pulga amiga toda muerta de frío.
- ¿Qué te ha pasado, por qué vienes muerta de frío?
- Te cuento: Como quería venir a la playa, me subí en el bigote de un motociclista, venía a 200 kms./h., y me hizo pasar un frío terrible.
- ¡Pero tienes que hacer como yo! Te escondes en el baño de mujeres, y cuando entre una, te subes a su ropa
interior, te acomodas y viajarás calentita y segura
todo el tiempo.
El fin de semana siguiente, se vuelven a encontrar las pulguitas en la playa:
- Una pulga toda bronceada y la otra muerta de frío:
- ¿No hiciste lo que te recomendé?
- Claro que sí. Me fui al baño de mujeres, una joven se bajó la ropa interior. Me subí, me acomodé como tú dijiste y como me sentí calentita me quedé dormida.
- ¿Y entonces que te pasó?
- No sé, cuando me desperté, estaba otra vez en el bigote del motociclista viajando a 200 kms./h...

Tags: motoristas, pulgas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+