XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de pintura

Chiste de buenos

En un lujoso barrio de Madrid, lleno de mansiones, un hombre de aspecto desali√Īado llama a una de las casas.
La due√Īa de casa abre y √©l le dice:
- Yo ser inmigrante buscando trabajo. Por favor ¬Ņpodr√≠a
ayudarme?
La se√Īora, que estaba entretenida tomando caf√© con unas amigas, se compadece y le dice:
- Tengo algo que usted puede hacer: tome este bote de pintura verde y de la vuelta a la casa. En la parte trasera encontrar√° un porche que necesita pintura.
Tres horas m√°s tarde el hombre regresa contento, esperando cobrar una buena propina, y le dice:
- Listo, ya termin√© se√Īora. Pero, yo inmigrante de Polonia, conocer bien autos europeos, ese no ser un Porsche sino un Mercedes.

Tags: inmigrantes, coches, pintura, pintores

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de profesiones, funcionarios

Un empleado del gobierno contrata a un hombre rubio para que pinte las líneas de la calle.
El primer día el rubio pinta 10 Km. y el jefe queda contento.
El segundo dia el rubio pinta 5 Km. y el jefe no dice nada.
El tercer día el rubio pinta 2 Km. y el jefe no dice nada.
El cuarto día sólo pinta 10 metros y el jefe enojado le pregunta:
¬ŅC√≥mo es posible que el primer dia pinte 10 kil√≥metros y hoy solo diez metros?
‚ÄúPues es natural‚ÄĚ, contesta el rubio ‚Äúcada d√≠a el bote de pintura me queda m√°s lejos‚ÄĚ
Saludos…

Tags: rubios, pintura

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de ancianos, matrimonios

Una pareja de ancianos va a un restaurante de comida r√°pida. Con cuidado dividen en dos la hamburguesa y las patatas fritas que han pedido. Un camionero que los ve siente pena por ellos y se ofrece a comprarle a la esposa su propia comida.
- No se preocupe, dice el anciano, nosotros lo compartimos todo.
Unos minutos después, el camionero se da cuenta de que la esposa no ha probado bocado.
- De verdad no me importa comprarle la comida a su esposa, insiste el camionero.
- No se preocupe, ella comer√° su parte, le asegura el anciano. Lo compartimos todo.
Poco convencido, el camionero le pregunta a la esposa:
- ¬ŅPor qu√© no come?
- ¬°Porque estoy esperando a que mi esposo me preste la dentadura!

Tags: dentaduras, restaurantes, hamburguesas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+