XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de pitos

Otros chistes

Chiste de infidelidad, verdes, amigos

Se encuentran dos amigos y le dice uno al otro:
- No sabes lo que me pasó ayer. Llego a casa y me encuentro a mi mujer en la cama con un culturista. El caso es que para mi sorpresa el tío cachas va y me coge del cuello, me empuja a un rincón, me pinta una raya en el suelo y me dice: - Como pises esta raya, te mato. Y acto seguido se vuelve a la cama con mi mujer a continuar la faena.
- ¡Vaya situación! y tu, ¿qué hiciste?
- ¿Yo?... ¡Qué se creería ese tío!. ¡Cuando no miraba, pisaba la raya!

Tags: deportistas, culturistas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de religión, buenos

Un hombre entra al confesionario en una Iglesia:
- Padre, he pecado. He sido infiel a mi esposa. Soy productor de cine y hace unos quince días me acosté con Jennifer López.
- ¿Algo más que confesar hijo?
- Sí padre. La semana pasada fui débil y también me acosté con Nicole Kidman y Julia Roberts.
El cura muy calmado le pregunta:
- ¿Algún otro pecado, hijo?
- Sí padre, esta semana no he podido contenerme y participado en un trío con Cameron Díaz y Cindy Crawford.
- Lo siento hijo, pero no te puedo absolver, le responde el cura.
- ¿Por qué no Padre, si la misericordia de Dios es infinita?
- Sí, pero ni Dios te va a creer que estás arrepentido.

Tags: curas, actrices, cine, Dios

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de animales, largos, buenos

Manuel recibió un loro por su cumpleaños; ya era un loro adulto, con una muy mala actitud y vocabulario. Cada palabra que decía estaba adornada por alguna palabrota, así como siempre de muy mal genio. Manuel trató desde el primer día de corregir la actitud del loro, diciéndole palabras bondadosas y con mucha educación, le ponía música suave y siempre lo trataba con mucho cariño. Llegó un día en que Manuel perdió la paciencia y gritó al loro, el cual se puso más grosero aún, hasta que en un momento de desesperación, Manuel puso al loro en el congelador.
Por un par de minutos aún pudo escuchar los gritos del loro y el revuelo que causaba en el compartimento, hasta que de pronto todo fue silencio. Luego de un rato, Manuel arrepentido y temeroso de haber matado al loro, rápidamente abrió la puerta del congelador. El loro salió y con mucha calma dió un paso al hombro de Manuel y dijo:
- Siento mucho haberte ofendido con mi lenguaje y actitud, te pido mis disculpas y te prometo que en el futuro vigilaré mucho mi comportamiento.
Manuel estaba muy sorprendido del tremendo cambio en la actitud del loro y estaba a punto de preguntarle qué es lo que lo había hecho cambiar de esa manera, cuando el loro continuó:
- Te puedo preguntar, ¿Qué fue lo que hizo el pollo?

Tags: loros, palabras

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+