XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de pitufos

Chiste de verdes, profesores, telón

En una fiesta de fin de curso ,la directora del cole le pidi√≥ a las mam√°s de los ni√Īos que hagan una escena del bosque.
Al día siguiente van a la sala de actos, se abre el telón y se ve a una mujer de árbol, otra de hada, otra de campesina y más lejos se ve a una mujer con un tanga muy fino con un buen escote y sin sujetador. La directora le dijo:
- Pero quien te crees que eres, te dije que te vistas de pitufina
- AHHH!! Me creia que me habias dicho que me vistiera de puta fina

Tags: directores, pitufos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de matrimonios, infidelidad

Hoy me levant√© temprano, me puse los calzoncillos largos, me vest√≠ con calma, me tom√© un caf√©, agarr√© mis ca√Īas de pescar, me fui silenciosamente al garaje, puse las ca√Īas en el maletero del coche y proced√≠ a sacarlo del garaje bajo una lluvia torrencial.
Estaba toda la calle inundada y el viento gélido soplaba a una fuerza sobrenatural.
Sin lugar a dudas, no era un buen día para salir a pescar. Por lo que decidí volver a guardar el coche en el garaje, puse la radio y me enteré de que el mal tiempo iba a durar todo el día.
Entré de nuevo en mi casa, me desvestí silenciosamente y me deslicé dentro de la cama. Despacito me acurruqué contra la espalda de mi mujer, puse mis manos en sus pechos y le susurré al oído:
- El tiempo afuera est√° horrible.
Ella me contestó medio dormida:
- Ya lo s√©. ¬ŅTe puedes creer que el gilipollas de mi marido se fue hoy pescar?

Tags: pesca, lluvia

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de políticos

Napoleón Bonaparte durante sus batallas siempre usaba una camisa de color rojo.
Para √©l era importante, porque si era herido, con su camisa roja no se notar√≠a su sangre y sus soldados no dejar√≠an de luchar. Toda una prueba de valor. Doscientos a√Īos mas tarde, Mariano Rajoy utiliza siempre un pantal√≥n marr√≥n.

Tags: Rajoy, Napoleón, camisas, pantalones

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de suegras, infidelidad, buenos, largos, zapatos, infidelidad

Un se√Īor entra a una zapater√≠a y se le acerca el vendedor:
-Buenas tardes, ¬ŅEn qu√© puedo ayudarle se√Īor?
-Quiero unos zapatos del n√ļmero 42.
-Ver√°, se√Īor, no es por llevarle la contraria, pero a simple vista puedo ver que usted calza almenos un 46.
-Eso no me importa, yo quiero un n√ļmero 42, si no, no compro nada y me voy a otra tienda.
-Est√° bien (le contesta el vendedor con cara de asombro).
El dependiente le trae unos zapatos del n√ļmero 42; el hombre se los prueba y le dice:
-Perfecto, me los llevo puestos.
Cuando va de salida del comercio, el vendedor se da cuenta de que el hombre va sufriendo porque los zapatos le aprietan mucho. El vendedor, intrigado de por que compr√≥ unos zapatos tan peque√Īos, se le acerca y le dice:
-Se√Īor, disculpe, pero no me puedo quedar con la intriga, ¬Ņc√≥mo es que compra sus zapatos tan peque√Īos, si se ve que est√° sufriendo porque no le quedan bien?
- Mire, le voy a contar mi historia: mi mujer me enga√Īa con un compa√Īero de trabajo; mi hija es prostituta; mi hijo es yonki; mi suegra vive con nosotros y me tira en cara la culpa de todos los problemas familiares... ¬°El √ļnico placer que tengo en esta vida es llegar acasa y quitarme estos malditos zapatos!

Tags: famílias, yonkis, zapatos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de animales, largos, buenos

Manuel recibi√≥ un loro por su cumplea√Īos; ya era un loro adulto, con una muy mala actitud y vocabulario. Cada palabra que dec√≠a estaba adornada por alguna palabrota, as√≠ como siempre de muy mal genio. Manuel trat√≥ desde el primer d√≠a de corregir la actitud del loro, dici√©ndole palabras bondadosas y con mucha educaci√≥n, le pon√≠a m√ļsica suave y siempre lo trataba con mucho cari√Īo. Lleg√≥ un d√≠a en que Manuel perdi√≥ la paciencia y grit√≥ al loro, el cual se puso m√°s grosero a√ļn, hasta que en un momento de desesperaci√≥n, Manuel puso al loro en el congelador.
Por un par de minutos a√ļn pudo escuchar los gritos del loro y el revuelo que causaba en el compartimento, hasta que de pronto todo fue silencio. Luego de un rato, Manuel arrepentido y temeroso de haber matado al loro, r√°pidamente abri√≥ la puerta del congelador. El loro sali√≥ y con mucha calma di√≥ un paso al hombro de Manuel y dijo:
- Siento mucho haberte ofendido con mi lenguaje y actitud, te pido mis disculpas y te prometo que en el futuro vigilaré mucho mi comportamiento.
Manuel estaba muy sorprendido del tremendo cambio en la actitud del loro y estaba a punto de preguntarle qué es lo que lo había hecho cambiar de esa manera, cuando el loro continuó:
- Te puedo preguntar, ¬ŅQu√© fue lo que hizo el pollo?

Tags: loros, palabras

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+