XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de plancha

Otros chistes

Chiste de varios, buenos, largos

Hace mucho tiempo vivió un hombre de mar, el Capitán Bravo. Era muy valiente y jamás mostró temor ante un enemigo. Una vez, navegando los siete mares, el vigía vio que se acercaba un barco pirata, y la tripulación del barco se volvió loca de terror. El capitán Bravo gritó
- Traigan mi camisa roja!!
y llevándola puesta instigó a sus hombres al ataque, y vencieron a los piratas. Unos días más tarde, el vigía vio dos barcos piratas. El capitán pidió nuevamente por su camisa roja, y la victoria volvió a ser suya.
Esa noche, sus hombres le preguntaron por qué pedia la camisa roja antes de entrar en batalla, y el capitán contestó:
- Si soy herido en combate, la camisa roja no deja ver mi sangre, y mis soldados continúan peleando sin miedo.
Todos los hombres quedaron en silencio, maravillados por el coraje de su capitán.
Al amanecer del día siguiente, el vigía vio no uno, no dos sino DIEZ barcos piratas que se acercaban. Toda la tripulación dirigió en silencio sus ojos al capitán, que con voz potente, sin demostrar miedo, gritó:
- Tráingame mis pantalones marrones!

Tags: piratas, barcos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de Lepe, buenos, verdes

Una pareja de leperos se casa y no tenían ni idea de que era eso del sexo, así que el marido le pregunta a su padre que es lo que tiene que hacer en la noche de bodas para cumplir como buen marido, y el padre le dice:
- Nada... , si eso es fácil, tienes que poner esa cosa con la que siempre estas jugando en el sitio donde ella mea.
Así queel lepero tiro su ordenador al váter...

Tags: ordenadores

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos, amigos

Dos tíos están jugando al golf cuando uno de ellos le pega con la pelota a otro jugador en el extremo opuesto del campo. Cuando se acercan, ven que el hombre está muerto, y tiene la cabeza cubierta de sangre porque se le ha quedado la pelota incrustada en su nuca.
- ¡Dios mío! ¿Y ahora qué hago?
- Yo intentaría sacar la pelota del hoyo con un hierro del nueve.

Tags: deportes, golf, asesinatos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+