XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de quemar

Otros chistes

Chiste de internacionales, buenos, largos

Tres hombres, un catal√°n, un vasco y un madrile√Īo, se perdieron en la selva y fueron capturados por unos can√≠bales.

El rey de los caníbales le dijo a los prisioneros que podían salvar sus vidas si lograban pasar una prueba que contenía dos partes: La primera parte de la prueba, era volver a la selva y conseguir diez unidades de una misma fruta. Entonces cada uno de los tres hombres tomó su camino a la selva para encontrar las frutas. El Vasco regresó y le dijo al rey:

- Me llamo Patxi, yo traje 10 manzanas.

El rey le explicó la segunda parte de la prueba:

- Ahora tienes que meterte por el recto cada una de las frutas. ¡Sin poner ninguna expresión en la cara, o te comemos!

La primera manzana entró, pero con la segunda, el vasco se retorció de dolor, por lo que inmediatamente lo mataron.

El catalán llegó y le mostró al rey diez cerezas. Cuando el rey le explicó la segunda parte de la prueba, el hombre pensó que sería tarea muy fácil, entonces
empezó:
1.. 2.. 3.. 4.. 5.. 6.. 7.. 8.. 9 y justo en la novena cereza, soltó una carcajada y lo mataron.
El vasco y el catalán se encontraron en el cielo, y el vasco le preguntó al otro:
- Oye Pere, ¬Ņy usted porque solt√≥ la carcajada, si ya casi lo hab√≠a logrado?
A lo que el catal√°n le contesta:
- No pude evitarlo, es que vi al madrile√Īo, llegando con PI√ĎAS!

Tags: catalanes, madrile√Īos, vascos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de Lepe, animales

Sale uno de lepe del pueblo caminando. Después de varios días llega a Salamanca muerto de hambre y se encuentra con un pastor y le dice si adivina cuantas ovejas tiene si le regala una, a lo que el pastor accede.
El lepero cuenta y le dice al pastor 2558 ovejas.
El pastor todo asombrado le deja llevarse una oveja.
Al rato el pastor le grita al lepero:
- Muchacho vuelve acá, si adivino de dónde eres me devuelves la oveja.
El lepero acepta y le dice el pastor:
- Usted es de Lepe.
- Anda, ha acertado ¬ŅY como lo sabe?
- Hombre de 2558 ovejas que tengo no vas tu y te llevas al perro...

Tags: pastores, ovejas, perros

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de malos, animales

Caperucita Roja fue a visitar a su abuelita sin saber que el lobo ya había dado buena cuenta de ella...
- Abuelita, qué ojos tan grandes tienes.
- Es para verte mejor.
Nuevamente, Caperucita mira a su abuelita y dice:
- Abuelita, qué orejas tan grandes tienes.
- Es para escucharte mejor.
Caperucita vuelve a insistir:
- Abuelita, qué nariz tan grande tienes.
- Es para olerte mejor.
Caperucita vuelve a la carga:
- Abuelita, qué boca tan grande tienes.
- ¬ŅA qu√© viniste?, ¬Ņa visitarme o a criticarme?

Tags: cuentos, lobos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de animales

Una pareja de novios van por el campo. Ella va vestida todo de rojo. Se les aparece un toro. Ella queda petrificada. El echa a correr. Se sube a un √°rbol y le dice la muchacha:
-¡ Quítate el vestido! Así no te entrará.
La joven se quita el vestido y se queda en bragas y sujetador, que también son rojos. El toro baja la cabeza y comienza a bufar. El novio, desde el árbol le dice a la muchacha:
-¬°Quita las bragas y el sujetador!
La joven se quita bragas y sujetador. El toro levanta la cabeza y se le estira la herramienta. El novio., al ver el tama√Īo del aparato le dice a la muchacha:
-Prep√°rate para lo peor.
La muchacha, asustada, pregunta a su novio:
-¬ŅMe va a entrar?
-T√ļ sabr√°s, Marta, t√ļ sabr√°s.

Tags: toros, ropa, parejas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de varios, malos, ancianos, animales

Una vez Caperucita Roja fue a visitar a su abuelita sin saber que a su abuelita se la había comido el lobo, entra a la casa y dice:
- Abuelita, que ojos tan grandes tu tienes.
Y la abuelita dice:
- Es para verte mejor.
Nuevamente, Caperucita mira a su abuelita y dice:
- Abuelita, que orejas tan grandes tu tienes.
Y la abuelita dice:
- Es para escucharte mejor.
Caperucita vuelve a insistir:
- Abuelita, que nariz tan grande tu tienes.
Y la abuelita le dice:
- Es para olerte mejor.
- Abuelita que boca tan grande tu tienes.
Y la abuelita contesta ya cansada de sus preguntas:
- ¬ŅA que has venido, a visitarme o a criticarme?

Tags: lobos, abuelos, abuelas, cuentos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+