XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de relaciones

Otros chistes

Chiste de religión

Una mujer sin hijos, después de haber probado todos los métodos para quedar embarazada sin lograrlo, se entera que una amiga se ha quedado en estado, solo con un Ave María en la iglesia del pueblo de al lado. A los pocos días, decide ir a la misma iglesia con el deseo de quedar eembarazada también.
- Buenas Padre - saluda al párroco
- Buenos días, hija, en que puedo ayudarte?
- Mire Padre, una amiga me ha dicho, que vino aquí y que quedó embarazada con solo un Ave María.
- No hija, no. Fue un con un Padre Nuestro, y ya le hemos echado...

Tags: iglesia, embarazadas, parrocos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de cortos, buenos, borrachos

Tres borrachos salen de un bar y piden un taxi.
El taxista vio que estaban muy mal, así que cuando entran en el coche y al momento de encender el motor, lo apaga y dice: “¡¡LLEGAMOS!!”.
El primer borracho le paga, el segundo le da las gracias, y el tercero le da una bofetada...
El taxista, sorprendido, pensando que el tercero se dio cuenta del engaño, le pregunta: ¿por qué me ha pegado?
El borracho le dice: “¡¡Pa que no corras tanto, loco, que casi nos matamos!!”.

Tags: taxistas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de médicos, largos, verdes

Esto era un cura que en los últimos meses notó que tenia la barriga cada vez más hinchada, así que se fue al médico a pedir consejo. Una vez en el hospital los médicos vieron que eran gases, nada grave y quisieron gastarle una broma, lo anestesiaron, le sacaron los gases y le pusieron a un bebé huérfano al lado, al despertar el médico le dijo:
- Le hemos sacado de la barriga este niño.
El cura preocupado se fue para su casa y allí les dijo a sus amigos y conocidos que el bebé era un sobrino suyo que se había quedado huérfano.
Pasaron los años y el cura se hizo mayor, y ya en su lecho de muerte llamó a su sobrino:
- José, tengo que contarte una cosa muy importante antes de morir.
- No se preocupe, siempre he sospechado que usted era mi padre.
- No, no soy tu padre hijo, soy tu madre, tu padre es el Obispo!

Tags: bebes, gases, hijos, curas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+