XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de romanos

Otros chistes

Chiste de suegras, buenos, largos

- Una suegra sali√≥ a pasear con uno de sus tres yernos. Mientras pasaban por el parque, la se√Īora se resbala, cae en el lago y se empieza a ahogar. Sin dudarlo un momento, el yerno se tira al agua y la rescata.
- Al d√≠a siguiente, el yerno sale y encuentra un coche √ļltimo modelo con una nota pegada en el parabrisas: "Gracias de parte de tu suegra, que te quiere. "
- Una semana despu√©s la suegra sale a pasear con su segundo yerno. Al pasar por el mismo lago, la se√Īora se vuelve a resbalar y cae al agua. De inmediato su segundo yerno se mete al lago y la salva.
- Al d√≠a siguiente, el segundo yerno encuentra frente a su casa un coche √ļltimo modelo y una nota que dice: " Gracias de parte de tu suegra, que te quiere."
- Una semana m√°s tarde la suegra sale a pasear con su tercer yerno. La historia se repite, y la se√Īora se cae al lago.
- S√≥lo que esta vez el yerno se sienta en el suelo y se r√≠e mientras ve a la se√Īora ahogarse y hundirse en el agua.
- Al d√≠a siguiente, el tercer yerno sale y encuentra un coche √ļltimo modelo con una nota en el parabrisas: "Gracias de parte de tu suegro, que te quiere. "

Tags: coches, regalos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos, profesiones

Una empresa entendió que había llegado el momento de cambiar el estilo de gestión y contrató un nuevo gerente general. El nuevo gerente vino con la determinación de hacer cambios y hacer la empresa más productiva.
El primer d√≠a, acompa√Īado por sus principales colaboradores, hizo una inspecci√≥n en la empresa. En la planta todos estaban trabajando, pero un muchacho estaba recostado contra la pared con las manos en los bolsillos.
Viendo una buena oportunidad para dejar bien clara su filosofía de trabajo, el nuevo gerente le preguntó al joven:
- ¬ŅCu√°nto gana usted por mes?
- Cuatrocientos euros se√Īor, ¬Ņpor qu√©? - respondi√≥ el muchacho sin saber de qu√© se trataba.
El gerente sac√≥ 400‚ā¨ del bolsillo y se los entreg√≥ al joven, diciendo:
- Aquí está el sueldo de este mes. Ahora desaparezca y ¡no vuelva nunca más!
El joven guardó el dinero y se fue, de acuerdo a las órdenes recibidas.
El gerente entonces, orgulloso, pregunta a un grupo de operarios:
- ¬ŅAlguno de ustedes puede decirme qu√© hac√≠a ese joven?
- S√≠, se√Īor - respondieron at√≥nitos los operarios.- Vino a entregar una pizza...

Tags: sueldos, jefes, gerentes, pizzeros

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+