XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de sacerdotes

Chiste de religión, largos, buenos

Cierto día llega un joven a confesarse y le dice al sacerdote:
- Padre, confieso que le hice el amor a mi novia.
El padre le dice:
- Hijo, eres un pecador.
El joven se defiende diciendo:
- Padre, compréndame, es que ella sola, yo solo y la casa sola...
El padre dice:
- Bueno, hijo, te comprendo, pero igualmente eres un pecador.
- Pero padre eso no es todo, también le hice el amor a mi suegra.
- A tu suegra! eres un degenerado.
- Pero padre, comprenda, mi suegra sola, yo solo, la casa sola.
- Mmm.. dificil de comprender hijo, muy dificil.
- Pero padre, hay mucho más, es que también le hice el amor a la abuelita de mi novia.
- Queeé?? Esto es el colmo, - responde asustado el padre.
- Pero padre, compréndame, la abuela sola, yo solo y esa casa sola.
- Hijo, esto es imposible de comprender.
- Pero padre, falta más todavía. Le hice el amor a... a...
En ese momento sale el padre corriendo asustado y el joven le dice:
- Padre, por qué corre? ¡termine de escucharme!
- No hijo, ni sue√Īe, es que usted solo, yo solo y la iglesia sola!

Tags: buenisimos, sacerdotes, curas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de largos, buenos, verdes

Un farmac√©utico entra en la c√°rcel y le pregunta su compa√Īero de celda:
- ¬ŅPor que te trincaron?
- Es una historia muy larga.
- Ser√° por tiempo...
- Pues ahí va. Fui al médico a que me recetase la viagra, ya que yo soy farmacéutico, pero honrado. El médico me mandó al urólogo, el urólogo al medico, el médico me mandó a hacer unas pruebas para el corazón. Llegue a casa y me encontré a mi mujer con otro.
- ¬°Y lo mataste!
- No, le di por culo a él y después a mi mujer.
- ¡Te denunció el amante de tu mujer!
- No, pero estaba tan cabreado que fui al urólogo y le di por culo.
- ¡Te denunció el urólogo!
- Que va, se ve que le gustó. Después fui al médico y también le di por culo.
- ¡Fue el médico, te denunció el médico.
- Tampoco, a él también le gustó. Fue un día en el supermercado. Un tipo me pilló mangando una botella de whisky. Quiso convencerme para que no lo hiciera, y yo, le bajé los pantalones y le di bien dado, lo malo fue que a él no le gustó y era policía.
- Menos mal que aquí no hay viagra.
- No me hace falta. Es ver un culo y me pongo palote. ¬ŅEn qu√© litera voy a dormir?
- En la que quieras, yo esta noche no duermo.

Tags: cárceles, policías

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+