XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de sacerdotes

Chiste de religión, largos, buenos

Cierto día llega un joven a confesarse y le dice al sacerdote:
- Padre, confieso que le hice el amor a mi novia.
El padre le dice:
- Hijo, eres un pecador.
El joven se defiende diciendo:
- Padre, compréndame, es que ella sola, yo solo y la casa sola...
El padre dice:
- Bueno, hijo, te comprendo, pero igualmente eres un pecador.
- Pero padre eso no es todo, también le hice el amor a mi suegra.
- A tu suegra! eres un degenerado.
- Pero padre, comprenda, mi suegra sola, yo solo, la casa sola.
- Mmm.. dificil de comprender hijo, muy dificil.
- Pero padre, hay mucho más, es que también le hice el amor a la abuelita de mi novia.
- Queeé?? Esto es el colmo, - responde asustado el padre.
- Pero padre, compréndame, la abuela sola, yo solo y esa casa sola.
- Hijo, esto es imposible de comprender.
- Pero padre, falta más todavía. Le hice el amor a... a...
En ese momento sale el padre corriendo asustado y el joven le dice:
- Padre, por qué corre? ¡termine de escucharme!
- No hijo, ni sue√Īe, es que usted solo, yo solo y la iglesia sola!

Tags: buenisimos, sacerdotes, curas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de ancianos, buenos

Esto es un autob√ļs repleto de viejecitos, que van de viaje a Lourdes.
Una viejecita le toca el hombro al ch√≥fer y le da un gran pu√Īado de cacahuetes sin c√°scara.
El chófer sorprendido le da las gracias y se los come con agrado.
Pocos minutos más tarde, la abuelita vuelve a venir, el chófer vuelve a agradecerle el gesto y se come los cacahuetes.
A los cinco minutos, la anciana viene de nuevo con otro pu√Īado.
El chófer ya no puede comer más y le pregunta:
- Buena se√Īora, es muy amable de su parte regal√°ndome tantos cacahuetes, pero‚Ķ‚Ķ ¬Ņusted no cree que, a lo mejor, sus cincuenta amigos y amigas les apetecer√≠an tambi√©n unos pocos?
- ¡ No se preocupe caballero!, no tenemos dientes para masticarlos y sólo chupamos el chocolate que los recubre!

Tags: chóferes, conductores, cacahuetes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos, largos

Un hombre entra en un banco y le dice a la cajera:
- Quiero abrir una puta cuenta.
- Por favor, se√Īor, est√° prohibido hablar de esa manera aqu√≠.
- ¬ŅPor qu√© mierda proh√≠ben eso?
- Se√Īor, le suplico deje de decir palabrotas.
- Me importa un pito lo que piense usted, yo sólo quiero abrir una miserable cuenta en este puto banco.
Entonces la cajera se va y regresa con el director del banco.
El director sale, enfadado e increpa al hombre:
- Disculpe, caballero ¬Ņle puedo ayudar en algo?
- ¡Hostias! Claro que sí. Acabo de ganar 35 millones de euros en la lotería y quiero abrir una puta cuenta en este banco de mierda.
- Ya veo - dice el director-, y esta est√ļpida perra cabrona le est√° molestando ¬Ņverdad?

Tags: dinero, banqueros, bancos, lotería

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de matrimonios, amigos

Un hombre que siempre molestaba a su mujer, pas√≥ un d√≠a por la casa de sus amigos para que lo acompa√Īasen al aeropuerto a despedirse de su esposa que se iba a Par√≠s.
Al despedirse, frente a todo el mundo, él le desea buen viaje y en tono burlón le grita:
- Amor, que tengas buen viaje y no te olvides de traerme una hermosa francesita Ja ja ja!!
Ella bajó la cabeza y se embarcó muy molesta.
La mujer pasó dos semanas en Francia.
A su regreso, el marido otra vez pidi√≥ a sus amigos que lo acompa√Īasen al aeropuerto a recibirla.
Al verla llegar, lo primero que le gritó a toda voz fue:
- ¬ŅAmor me trajiste mi francesita?
- Hice todo lo posible, - contest√≥ ella - ahora s√≥lo tenemos que rezar para que nazca ni√Īa.

Tags: franceses, aeropuertos, amor

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de cortos, buenos

En un manicomio, una de las enfermeras ve a un paciente escribiendo.
- Hola Pepe, que haces ?
- Estoy escribiendo una carta.
- Y a quien se la vas a mandar ?
- A mi mismo.
La enfermera siguiendo el juego comenta:
- Aja, ya veo... y dime, qué te cuentas ?
Ante esta pregunta responde el loco extra√Īado:
- ¬Ņc√≥mo quiere que lo sepa? Si todav√≠a no la he recibido!

Tags: locos, manicomios, enfermeras

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+