XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de salsa

Otros chistes

Chiste de políticos

Napoleón Bonaparte durante sus batallas siempre usaba una camisa de color rojo.
Para √©l era importante, porque si era herido, con su camisa roja no se notar√≠a su sangre y sus soldados no dejar√≠an de luchar. Toda una prueba de valor. Doscientos a√Īos mas tarde, Mariano Rajoy utiliza siempre un pantal√≥n marr√≥n.

Tags: Rajoy, Napoleón, camisas, pantalones

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de varios, malos

No es lo mismo el libro gordo de petete que venga un gordo y te haga un pete.

No es lo mismo marioneta, que venga Mario y te lo meta.

No es lo mismo un bebe haciendo pipi, que un pipi haciendo un bebe.

No lo mismo Jacinta Pichimahuida que Jacinta se haya hecho pichi en la huida.

No es lo mismo decir Ramona Cabrera que ramera cabrona.

No es lo mismo Ana va a la prueba, que prueba la banana.

No es lo mismo decir huele a traste que atr√°s te huele.

No es lo mismo decir María Montes, que te montes a María.

No es lo mismo decir un p√°jaro de alto vuelo que el p√°jaro de tu abuelo.

No es lo mismo decir la cómoda de tu hermana que acomódame a tu hermana

No es lo mismo subir al pin√°culo de una monta√Īa, que subir la monta√Īa con un pino en el culo.

No es lo mismo el tiempo no para que hace tiempo que no se me para.

No es lo mismo decir que motivo tuvo, que que tubo te han metido.

Tags: noeslomismo

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de borrachos, largos, buenos

Un borracho estaba en el bar cuando el camarero decide echarlo porque es hora de cerrar. El hombre se levanta de la silla y se cae de cara al suelo, entonces decide arrastrarse hasta la vereda para tomar un poco de aire. En la vereda intenta levantarse de nuevo pero vuelve a caer golpeándose ahora las narices contra el bordillo. Viendo que no podía caminar, siguió arrastrándose hasta llegar a su casa. Entra en casa y otra vez intenta levantarse sin éxito. Así que llega arrastrando hasta el borde de su cama, apoyándose en la mesita de noche consigue incorporarse pero rápidamente cae de boca en la cama y queda felizmente dormido.
A la ma√Īana siguiente le despiertan los gritos de su esposa:
- Otra vez! Otra vez si verg√ľenza! Has vuelto a beber otra vez!
El esposo pone cara de inocente y dice:
- No no... yo ya no bebo...
A lo que la mujer interrumpe diciendo:
- No lo niegues, cobarde! Si han llamado esta ma√Īana temprano del bar para decirme que otra vez te olvidaste la silla de ruedas!

Tags: alcohólicos, bares

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+