XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de sermón

Otros chistes

Chiste de religión

Un buen día están jugando al golf Moisés, Jesucristo y un hombre mayor. A esto que coge Moisés se prepara y paff, la bola directa al agua. Toda la gente oooh! y dice Moisés:
- No pasa nada. Coge el palo, lo hinca en el suelo y se separan las aguas le pega de nuevo a la bola y directa al hoyo...la gente se volvió loca.
A esto que llega Jesucristo se prepara y paff, la bola otra vez al agua, pero esta vez queda flotando coge Jesucristo empieza a andar por el agua le pega a la bola y al hoyo.
Ahora le toca al anciano, le pega y la bola directa al agua, pero justo antes de llegar sale un pez, se come la bola y antes de que caiga el pez al agua aparece una gaviota que se come al pez. A la gaviota le cae un rayo, se cae al suelo abre el pico sale la bola y se cuela en el hoyo...a esto que dice Jesucristo:
- Mira papá si empiezas con chulerías yo no juego

Tags: Jesús, deportes, Dios, Moisés, golf

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de largos, buenos

Resulta que hay unas inundaciones y un hombre se queda en lo alto de un campanario totalmente aislado.
Pasa toda la mañana y por la tarde llega una barca:
- ¡Oooigaaa! suba que le llevamos.
- Noooo graciaaaas, tengo fé en Dios y seguro que él me salvará.
- ¿Está seguro?
- Siiii, sigan que Dios me salvará.
En esto que pasa toda la noche y al día siguiente pasa a su lado una lancha:
- ¡Eh Oigaaa! suba que le llevamos.
- Noo no hace faltaaa. Soy muy devoto y seguro que Dios me salvará.
Sigue pasando el tiempo y por la tarde llega un Helicóptero de la Guardia Civil:
- ¡Ehhhhh! ¡El del campanario! ¿Necesita ayuda?
- Noooo gracias. Confío en Dios, él me salvará.
En esto que esa noche vuelve a subir el nivel de las aguas y el hombre se ahoga.
Cuando va al cielo se encuentra con Dios y le dice:
- ¡Señooorr! ¡Dios mío! ¿Por qué no me has ayudado?
- ¿Qué no te he ayudado? Te mandé una barca, una lancha, un helicóptero...

Tags: Dios

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+