XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de sermón

Otros chistes

Chiste de largos, buenos

Una pareja de la Guardia Civil de tráfico detiene a un individuo detectado por un radar que se ha pasado tres pueblos con la velocidad.
No sin ironía se dirige el cabo al conductor y le dice:
- Tiene usted mucha prisa, ¿no? Hágame el favor de dejarme la documentación del coche y su
carnet.
Empieza a leer la documentación del coche y en un momento dado, se pone serio, se cuadra ante él enposición de saludo y le dice:
- ¡Puede irse señor!
Su compañero no sale de su asombro:
- ¿Tenía que ser un pez gordo para que le dejes marchar, con lo duro que eres?
- ¡Y tanto, nada menos que el General Motors!

Tags: policías, guardias

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de largos, buenos

Van dos gitanos por el puente de Triana en Sevilla. Se encuentran de cara a una pareja de Guardias Civiles de los antiguos con dos mostachones grandísimos. Se va uno de los Guardias Civiles para el primer gitano y le espeta:
- Oye tú, ¿cómo te llamas?
- Me llamo Pepe, Pepito, José, Joselito.
Este Guardia Civil ni corto ni perezoso le dice al otro Guardia:
- Dale 4 leches por cada nombre.
La cara del gitano había que verla, parecía el muñeco de MICHELÍN. En ese momento le dice el mismo Guardia Civil al otro gitano:
- Y tú, ¿cómo te llamas?
El pobre gitano con cara de compungido le dice:
- Mie usté, zeñó Guagdia, yo apenas me llamo Antonio.

Tags: gitanos, guardias, policías

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de varios, vascos

Tres hombres están desnudos en la sauna. De repente algo empieza a pitar. El primer hombre, un ingeniero de la Politécnica de Cataluña, aprieta su antebrazo y el pitido para. Los otros lo miran inquisitivamente. - "Es mi busca", dice. "Tengo un microchip bajo la piel de mi brazo".
Unos minutos después suena un teléfono. El segundo hombre, un licenciado de la Autónoma, extiende la palma de su mano hasta su oreja. Cuando ha terminado se explica, - "Es mi teléfono móvil. Tengo un microchip en la mano".
El tercer hombre, un licenciado de la universidad del País Vasco, sintiéndose definitivamente poco tecnológico, sale de la sauna. Pasados unos minutos vuelve con un pedazo de papel higiénico colgándole del trasero. Los otros alzan las cejas. -"Estoy recibiendo un fax", dice.

Tags: saunas, tecnología

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+