XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de sombreros

Otros chistes

Chiste de buenos, largos

Viajaba en un autob√ļs una comisi√≥n especial de Diputados de todos los partidos para analizar los problemas agrarios del pa√≠s.
En una de las tantas curvas el conductor del autob√ļs pierde el control y caen por un barranco.
Despu√©s de algunas horas llegan al lugar de los hechos, ambulancias, Guardia Civil, Ej√©rcito, para tratar de dar auxilio a los lesionados, pero se dan cuenta de que no hay ninguna persona entre los restos del autob√ļs.
Por lo tanto empiezan las investigaciones.
La Guardia Civil localiza cerca de donde ocurrió el accidente una casa, y allí se dirigen a pedir informes.
Sale un campesino de la casa a recibirlos, y le preguntan:
- ¬°Oiga, Usted! ¬ŅVio a los pol√≠ticos que se accidentaron?
- ¡Sí, sí los vi! ¡Y ya les di cristiana sepultura!
- ¬ŅNo me diga que todos estaban muertos?
- ¡Bueno... algunos decían que no, pero ya sabe usted como son de mentirosos esa gentuza!

Tags: política, campesinos, políticos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de largos, buenos, religión

Llegan tres hombres al infierno: un americano, un hind√ļ y un espa√Īol. El diablo les dice:

-Les daré una oportunidad de ir al cielo. Aquel que aguante tres latigazos míos se podrá ir. Antes de los latigazos podrán ponerse lo que quieran en la espalda, ¡a ver si los aguantan!

Los hombres aceptan. Primero va el americano, coge una enorme piedra y el diablo, al primer latigazo, la rompe. El americano grita desesperado:

-¬°Vale!¬°Vale!¬°Me quedo!

Despu√©s le toca al hind√ļ, que se arrodilla sin ponerse nada. Dice el diablo asombrado:

-¬°√Čste si que tiene dos cojones! ¬ŅNo te vas a poner nada en la espalda?
-No, ¡sólo necesito meditación!
-Bueno, como quieras...

Da el primer latigazo y el hind√ļ s√≥lo gime un poco, el segundo latigazo y el hind√ļ tranquilo, da el tercero y el hind√ļ fresco como una lechuga. El diablo le dice:

-Bueno, lo prometido es deuda, te puedes ir al cielo.
-S√≠...-dice el hind√ļ- pero antes quiero ver al espa√Īol, que siempre gana en los chistes... Quiero ver con qu√© mariconada sale...

El espa√Īol se arrodilla y tampoco se pone nada, a lo que el diablo dice:

-¬ŅT√ļ tampoco te pones nada?
-¬ŅPuedo ponerme lo que quiera?
-¬°Lo que quieras!
-¬°A ver, hind√ļ cabr√≥n, VEN AQU√ć!

Tags: infierno, l√°tigos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de varios, buenos

Dos locos en un manicomio est√°n de charla:
- Oye, ¬Ņqu√© tal si nos escapamos del manicomio?
Al día siguiente los dos se visten de caramelos con papel celofán. Entonces, cuando iban caminando por el patio del manicomio el guardia los ve y les pregunta:
- ¬ŅA d√≥nde van ustedes dos?
Y uno de ellos le responde:
- Solamente andamos caminando por aquí.
El guardia les vuelve a preguntar:
- ¬ŅY vestidos de caramelos?
Y el otro le responde:
- Sí.
El guardia les dice:
- Usted es un "demente".
Y loco le responde:
- Sí, yo soy demente, y él es de "chocolete".

Tags: locos, manicomios, guardias

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de infidelidad, verdes

Un hombre entra en una tienda de armas y le pide al dependiente que le ense√Īe la mejor mira telesc√≥pica que tenga para su rifle.
- Esta es la mejor del mercado -le dice el dependiente- Tanto, que si mira hacia la cima de aquella monta√Īa podr√° ver en mi casa el nombre del perro en la caseta.
El hombre mira hacia la cima con la mira y empieza a reír.
- ¬ŅDe que se r√≠e? - pregunta el dependiente.
- Es que estoy viendo en el jardín a un hombre desnudo corriendo detrás de una mujer también desnuda.
El dependiente toma la mira, mira hacia su casa y empieza a enrojecer y echar humo por las orejas. Toma dos balas y se las da al hombre diciéndole:
- Vamos a hacer un trato. Le doy estas dos balas y, si acierta con una en la cabeza de mi mujer y con otra en las Bolas del hombre, le regalo la mira telescópica.
El hombre toma el rifle, pone el ojo en la mira y apunta hacia la casa.
Después de un momento de indecisión le dice al vendedor:
- Creo que puedo hacerlo de un solo tiro...

Tags: perros, armas, rifles, dependientes, balas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+