XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de soñar

Otros chistes

Chiste de ancianos, malos

En el cumpleaños centenario del abuelo esta toda la familia reunida cantándole el Feliz Cumpleaños, en esto que el abuelo, viejísimo, se ladea, parece que se va a caer de la
silla, y todos gritan:
- ¡El abuelo! ¡el abuelo! ¡cuidado con el abuelo!
Y entre todos lo ponen en la posición correcta.
Al cabo de un rato la misma situación:
- ¡El abuelo! ¡el abuelo! ¡cuidado con el abuelo!
Y así varias veces, hasta que al final el abuelo dice:
- ¡Pero la leche! ¡Ni en el día de mi cumpleaños me puedo tirar un pedo tranquilo!

Tags: cumpleaños, famílias

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de matrimonios, médicos, infidelidad

Esto es una mujer que va al centro médico a recoger el resultado de los análisis de su marido.
Cuando le toca su turno, un enfermero le informa que existe un problema ya que tienen otro paciente con el mismo nombre y apellido que el de su marido y no saben cuál es el resultado analítico que corresponde a cada uno. Uno tiene Alzheimer y el otro una enfermedad venérea.
- Entonces….- dice la mujer - como podemos saber lo que tiene mi marido.
- Mire señora. - dice el enfermero - Para saber si es una cosa u otra, la solución que hemos pensado es la siguiente:
- Lleve a su marido a un centro comercial o a un parque público. Cuando estén allí, lo despista y lo deja solo. Si su marido logra volver solo a casa, no se acueste con él.

Tags: alzheimer

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de cortos, malos

Un loco que habitaba en el sexto piso de un edificio tenía desconcertado a un señor porque cada vez que pasaba rumbo a su trabajo, el chiflado le apuntaba
con la mano en forma de pistola y le disparaba desde la ventana.
Llegó el día en que el tipo decide seguirle el juego al loco: apunta con la mano y le dispara al chalado que se asomaba desde la ventana; éste se lleva las manos al pecho, se desploma y cae a la calle.
El hombre, sorprendido, corre a auxiliarlo.
El loco moribundo lo mira y le dice:
- Yo nunca te disparé al cuerpo.

Tags: locos, manicomios

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+