XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de superman

Otros chistes

Chiste de médicos, verdes, buenos, largos

Cuatro enfermeras se re√ļnen en la cafeter√≠a del Hospital despu√©sde haber pasado una noche de sexo en el mismo, y se ponen a comentar:
- El médico con que me acosté anoche creo que era un anestesista.
- ¬ŅPor qu√©?Preguntan las otras
- Porque no sentí nada, pero nada de nada
- Pues yo debí acostarme con el Director
- ¬ŅPor qu√©?
- El daba órdenes y todo el trabajo lo tuve que hacer yo
- Jaaa!!! El m√≠o debi√≥ ser un m√©dico Residente. Se pas√≥ todo el rato preguntando, ¬ŅVa todo bien? ¬ŅLo estoy haciendo bien? ¬ŅEs as√≠ c√≥mo se hace?:

La 4ta Enfermera estaba con una cara de gran felicidad y le preguntan:
- ¬ŅY tu con qui√©n te acostaste?
- PUES YO CREO QUE EL M√ćO ERA T√ČCNICO RADI√ďLOGO, FUE UNA MARAVILLA ME LO HIZO EN ANTERO-POSTERIOR, POSTERO-ANTERIOR, LATERAL, OBLICUO, DIN√ĀMICO. Y CUANDO TERMIN√ď ME DIJO:
-TE MOVISTE MUCHO... HAY QUE REPETIR TODO DE NUEVO.

Tags: anestesitas, técnicos, doctores, residentes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de verdes, infidelidad, vecinos, infidelidad

Una bella mujer joven sale de la ducha, se envuelve con una toalla yavisa a su marido que ya puede ducharse. Cuando él entra en la ducha suena el timbre de la puerta. La esposa le dice que ella abre, y baja a abrir la puerta envuelta en la toalla.
Al abrir la puerta se encuentra a su vecino Antonio, quien se queda sin palabras ante la visi√≥n que le ofrece la se√Īora. Entonces, √©l saca dos billetes nuevecitos de 100 euros y le dice a ella que son suyos si deja caer la toalla hasta la cintura.
Ella piensa, "¬Ņpor qu√© no?", de modo que deja caer la toalla y deja sus senos al descubierto , entonces coge el dinero. Antonio jadea ante lo que ve; saca prontamente otros 200 euros y se los ofrece por dejar caer la toalla hasta el suelo para ver todo el asunto. La mujer piensa que ya hab√≠a llegado bastante lejos, as√≠ que no le importaba hacerlo, y deja caer la toalla al suelo ense√Īando su precioso cuerpo. Antonio la contempla un momento, le da las gracias y se va.
Cuando ella sube de nuevo, su marido que acababa de salir de la ducha, le pregunta que quién había llamado a la puerta.
Ella contesta:
- Era nuestro vecino Antonio.
- ¬ŅY ha tra√≠do los 400 euros que me debe? - pregunta el marido.

Tags: duchas, toallas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+