XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de tampax

Chiste de niños

Un niño y una niña de 8 años conversan en el parque.
-El niño le pregunta a la niña: ¿Que vas a pedir en la carta a los Reyes Magos?
-Yo le voy a pedir una Barbie..¿Y Tú?
-Yo le voy a pedir un Tampax,...responde el niño..
-Qué es un Tampax?......Pregunta la niña..
-Yo no sé.....Pero en la tele ... dicen que puedes ir a la playa, todos los días, ir en bicicleta, montar a caballo, bailar, ir a la discoteca, correr, hacer de todo
y lo mejor y lo más alucinante....
¡¡¡SIN QUE NADIE SE DE CUENTA!!!.

Tags: juguetes, barbies, tampax

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de cortos, buenos, navidad, ladrones

Como el juez prometió ser suave por Navidad, le pregunta a un acusado:
- Hombre! bienvenido a mi juzgado, ¿De qué se le acusa?¿quiere un café? Guardias traigan un café!
- Señor, me acusan haber hecho mis compras navideñas con anticipación.
- Hombre, pero eso no es un delito, ¿Con cuánta anticipación las compró usted?
- Antes que abrieran la tienda.

Tags: jueces, juez, navidad, tiendas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de verdes, buenos, matrimonios, médicos

- Verá doctor, tengo un problema. Cuando hago el amor con mi mujer, me da la impresión de que no siente nada. Algunas veces incluso se duerme.
- Eso tiene una explicación científica. Algunas mujeres en estado de excitación se acaloran tanto que les es imposible sentir nada. Trate de hacer el amor y abanicarla al mismo tiempo.
- Gracias doctor.
Y esa noche así lo hizo. Pero cuando atendía al abanico no atendía a lo otro. Así que contrató a un negro para que abanicase a su señora.
- Venga, negro, abanica. ¿Sientes ahora Maruja?.
- No, nada.
- ¡Más fuerte negro! ¿Y ahora, Maruja?
- Nada, nada.
- Negro, trae el abanico y ponte tú.
El negro se situa encima de Maruja y el marido abanicaba.
- ¿Y ahora Maruja? ¿Sientes?
- Siiiiiiií, siiiiiiiiiií, ahora siiiiiiií!
- ¿Ves negro? ¡No sabes ni abanicar!

Tags: negros, doctores

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+