XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de tarzán

Otros chistes

Chiste de verdes, animales

En una aldea, un cuervo entra volando en la casa de un muchacho que vive solo, se posa en su hombro y le dice:
-Si me das 10 granos de maíz, ahora y 10 después, cabrón,te consigo una mujer para hacer el amor. Yo sé cuando tienen ganas,
El joven le da los 10 granos de maíz, el cuervo se los come, y le dice el joven.
-Venga, vete a buscar esa mujer.
El cuervo se va volando, se posa en la reja del huerto del joven, pasa una veinteañera por su lado y le dice:
-¿Un polvo, Carmiña?
-¡A tu madre le vas a echar un polvo!
-No te pongas así, bonita, yo sólo digo lo que me dijo el Venancio que te dijera... Por cierto, dijo que te echaría cinco polvetes, yo creo que exagera.
La muchacha, enojada, llama a la puerta de la casa del Venancio, que abre la puerta, a torso descubierto, enseñando su musculatura de herrero.
-¿Qué quieres, Carmiña?
-¿Le mandaste al cuervo decir las tonterías que dijo?
Piénsate bien lo que respondes, ya sabes que mi marido es capador.
-¡¿Yo?! Es él, dice que nota cuando una mujer tiene ganas.
-¿Tengo cara de pasar hambre?
-¡Yo qué sé! Una cosa es cierta, aún siendo la mujer del capador, si tuvieras ganas, te echaba media docena.
Carmiña, viendo que el joven está como un queso, y que lleva meses a pan y agua, se mete en la casa del Venancio y sale dos horas más tarde. Entra el cuervo y le dice al joven:
-Mis 10 granos de maíz, cabrón.
Venancio le da el maíz:
¿Quién te enseñó a decir, cabrón?
-A ti que te importa, cabrón.
Al día siguiente le dice Venancio al cuervo:
-Hoy quiero que me traigas a alguien que sea especial.
-Como tú digas, cabrón.
Poco después llaman a la puerta, Venancio abre a torso descubierto, y en la puerta está una vieja, fea como un demonio, tuerta, coja y jorobada, que le dice:
-Tira para dentro si no quieres que el capador sepa que te tiraste a su mujer-
Tres horas más tarde sale la vieja con una sonrisa de oreja a oreja, el cuervo se posa en su hombro y le dice:
-¿Me tienes el maíz preparado?
-Tengo, cabrón.

Tags: cuervos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de cortos, malos

En la feria de un pueblo un charlatán anuncia a voz en grito:
- Señoras y señores, tengo el gusto de ofrecerles el invento más sensacional del siglo XXI: "las píldoras para adivinar". Sólo cuestan un euro.
Uno del pueblo compra una caja. La abre y se echa una píldora a la boca.
-¡Pero si es de menta!
- ¿Lo ven ustedes? - dice el charlatán - Acaba de comprarla y ya empieza a adivinar.

Tags: adivinos, vendedores

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de verdes, largos, buenos, religión

Una chica va a confesarse:
- Pues verá padre, me acuso de que... bueno... es que mi novio es un hijo de puta y el otro día...
El cura la interrumpe y dice:
- ¡Pero chica ! ¡Como llamas hijo de puta a tu novio! ¿Que os ha pasado?
- Pues es que el otro día me cogió la mano.
El cura la coge la mano y la dice:
- Pero mira, yo también te cojo la mano y no soy ningún hijo de puta.
- Si, bueno... pero es que mi novio después me tocó las tetas.
El cura la toca las tetas y la dice:
- Mira, yo te estoy tocando las tetas pero no soy un hijo de puta.
- Sí, pero es que mi novio además me hizo el amor.
El cura se la tira y luego la dice:
- Pues mira, yo también te he hecho el amor y no soy ningún hijo de puta.
- Sí, pero es que mi novio tiene el SIDA.
- !!!Que hijo de puta!!!

Tags: curas, confesionarios

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de profesores, buenos

Llega un nuevo profesor a la universidad, trajeado y vistoso, a impartir un curso de fisica fundamental. Desde la tarima popone a sus alumnos el siguiente problema:
- Teniendo en cuenta el volumen que ocupan ustedes (yo no, que para eso soy catedrático), la velocidad del rayo lumínico solar, la aberración del polvo desplazado por la tiza y las vibraciones emitidas por mis cuerdas vocales, calculen la edad que tengo.
Todos los alumnos tiemblan ante el problema, excepto uno que levanta la mano y dice de inmediato: "cuarenta y cuatro".
El catedrático se sorprende y pregunta:
- Y usted, ¿cómo lo sabe?
- Muy fácil. Tengo un hermano que tiene 22 y es medio gilipollas.

Tags: físicos, locos, catedráticos, universitarios

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+