XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de tatuado

Otros chistes

Chiste de amigos, cortos, matrimonios

Iba una mujer por la ma√Īana caminando por la calle y se encuentra con su amiga de toda la vida
- ¬°Juanita! ¬ŅQue te pasa que estas toda seria?
- Nada, que esta ma√Īana, mande a mi marido a comprar un saquito de patatas, Para hacer una tortillita al menos.
Y resulta, que lo atropello un camión.
- ¬ŅY ahora que vas a hacer?
- ¬°Yo que se! Macarrones

Tags: camiones, cocina, macarrones, torillas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de borrachos, malos

Tres borrachos salen de un bar el Primero llama un taxi
después de unos minutos llega el taxi el taxista al ver que están muy borrachos lo que hace es encender y apagar el taxi.
- Ya llegamos!
el Primero le paga
el segundo le da las gracias
y el tercero una bofetada y el taxista sorprendido de que se dio cuenta y el borracho dice
- Ande mas lento la próxima vez casi me mata

Tags: taxistas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de matrimonios, largos, buenos, verdes

La se√Īora, medio dormida en su cama, escucha cuando llega su marido del trabajo y siente como √©l la acaricia suavemente, casi de manera furtiva, como recorriendo suavemente la periferia de su cuerpo. Ella siente c√≥mo su cuerpo reacciona inmediatamente a las caricias. El marido toma sus manos y las recoge, mete una de sus manos por su espalda y llega atrevidamente hasta sus redondeces.

En este momento, la se√Īora est√° que arde, jadeante y deseosa. Entonces, sus piernas son abruptamente levantadas. La mujer siente que la pasi√≥n perdida por a√Īos ha regresado y le encanta sentir c√≥mo su hombre apoya sobre ella todo su peso. La enerva sentir en su nuca el aliento calido de su marido. Ella se prepara, levanta las caderas; separa y flexiona sus piernas y se dispone a ser tomada, cuando de pronto su marido suelta sus piernas, gira sobre s√≠ mismo y se acomoda en su lado de la cama.

La mujer, asombrada y respirando hondamente pregunta: -¬ŅQu√© pas√≥?
√Čl responde: - Ya.
- ¬ŅYa qu√©, grand√≠simo cabr√≥n?
- Ya duérmete, mi cielo. Ya encontré el mando de la tv.

Tags: parejas, televisiones

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+