XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de tatuado

Otros chistes

Chiste de buenos, largos

Un marinero y un pirata se encuentran en un bar y se empiezan a contar sus aventuras en los mares. El marinero nota que el pirata tiene una pierna de palo, un garfio en la mano y un parche en el ojo y le pregunta al pirata:
- ¬ŅY c√≥mo terminaste con esa pierna de palo?
El pirata le responde:
- Estabamos en medio de una tormenta y una ola me tiró al mar, caí entre un montón de tiburones. Mientras mis amigos me subían un tiburón me arrancó la pierna de un mordisco.
- !Guau! - replic√≥ el marinero. - ¬ŅY qu√© te pas√≥ en la mano, por qu√© tienes ese garfio?
-Bien.... estábamos abordando un barco enemigo y mientras luchábamos con nuestras espadas contra los otros marineros, un enemigo me cortó la mano."
- ¬°Incre√≠ble! - dijo el marinero -¬ŅY qu√© te paso en el ojo?"
- Una paloma que iba pasando y me cayó excremento en el ojo.
- ¬ŅPerdiste el ojo por un excremento de paloma?
- Bueno... es que era mi primer día con el garfio...

Tags: piratas, marineros, tiburones, palomas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de borrachos, largos, buenos

Un borracho estaba en el bar cuando el camarero decide echarlo porque es hora de cerrar. El hombre se levanta de la silla y se cae de cara al suelo, entonces decide arrastrarse hasta la vereda para tomar un poco de aire. En la vereda intenta levantarse de nuevo pero vuelve a caer golpeándose ahora las narices contra el bordillo. Viendo que no podía caminar, siguió arrastrándose hasta llegar a su casa. Entra en casa y otra vez intenta levantarse sin éxito. Así que llega arrastrando hasta el borde de su cama, apoyándose en la mesita de noche consigue incorporarse pero rápidamente cae de boca en la cama y queda felizmente dormido.
A la ma√Īana siguiente le despiertan los gritos de su esposa:
- Otra vez! Otra vez si verg√ľenza! Has vuelto a beber otra vez!
El esposo pone cara de inocente y dice:
- No no... yo ya no bebo...
A lo que la mujer interrumpe diciendo:
- No lo niegues, cobarde! Si han llamado esta ma√Īana temprano del bar para decirme que otra vez te olvidaste la silla de ruedas!

Tags: alcohólicos, bares

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+