XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de tatuajes

Otros chistes

Chiste de ancianos

En una aldea, le dice una vieja muy gorda a su nieto:
-Hoy cocemos pan. Vete al camino y trae bosta (mierda de vaca) para sellar la puerta del horno, así no se escapará la calor.
El ni√Īo se va, poco despu√©s viene con la bosta en un caldero, y le pregunta la abuela:
-¬ŅQu√© pasar√≠a si la bosta se mezclase con el pan?
-Lo que no mata engorda, chaval, lo que no mata engorda.
-Hoy yo no voy a comer el pan.
¬ŅPor qu√©?
-Porque tu gordura de comer pan solo no es.

Tags: nietos, panes, hornos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos

Un tio que va por una autopista con su Mercedes a 200 km/h
- Esto es la leche, a 200 y va como una seda, no hace ruido, no se nota nada, es maravilloso...
En esto que ve a un tio por el retrovisor en una Vespino que se va acercando. Al poco el tio de la Vespino se pone al lado del Mercedes. El vespino vibrando que parece que se rompe, y el 'zumbao' del t√≠o le hace se√Īas al del Mercedes de que baje la ventanilla.
- Oyeeee tio, ¬Ņtienes un pitillo?
- Pero loco que te vas a ¬°mataaaar!
- ¡Qué va, si fumo muy poco!

Tags: carreteras, coches, motos, fumadores

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de borrachos, largos, buenos

Un borracho estaba en el bar cuando el camarero decide echarlo porque es hora de cerrar. El hombre se levanta de la silla y se cae de cara al suelo, entonces decide arrastrarse hasta la vereda para tomar un poco de aire. En la vereda intenta levantarse de nuevo pero vuelve a caer golpeándose ahora las narices contra el bordillo. Viendo que no podía caminar, siguió arrastrándose hasta llegar a su casa. Entra en casa y otra vez intenta levantarse sin éxito. Así que llega arrastrando hasta el borde de su cama, apoyándose en la mesita de noche consigue incorporarse pero rápidamente cae de boca en la cama y queda felizmente dormido.
A la ma√Īana siguiente le despiertan los gritos de su esposa:
- Otra vez! Otra vez si verg√ľenza! Has vuelto a beber otra vez!
El esposo pone cara de inocente y dice:
- No no... yo ya no bebo...
A lo que la mujer interrumpe diciendo:
- No lo niegues, cobarde! Si han llamado esta ma√Īana temprano del bar para decirme que otra vez te olvidaste la silla de ruedas!

Tags: alcohólicos, bares

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+