XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de testamento

Otros chistes

Chiste de matrimonios, verdes, buenos

Va un hombre por la playa con su mujer, y ella le pide que le compre un bikini, a lo que él le dice:
-Con ese cuerpo de lavadora, ni lo pienses.
Siguen caminando y le insiste la mujer:
- Bueno, cómprame ese vestido.
Y repite el esposo:
- Con ese cuerpo de lavadora ni lo pienses.
Pasa el día y por la noche, ya en la cama, el marido le dice a la esposa:
- Entonces que, vieja ¿echamos a andar la lavadora?
Y la mujer le dice:
- Para ese mugre trapito, mejor lávalo a mano.

Tags: lavadoras, bikinis

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de Lepe, buenos, largos, matrimonios

Pues esto es un señor de Lepe que se ha comprado un Mercedes y el día que lo estrena con su señora se deja las llaves dentro del coche.
- Bueno, pues habrá que coger una piedra y romper un cristal, dice el hombre.
- No seas tan brusco, cariño; mira, la ventana está un poco abierta; coges un alambre y tiras del seguro de la puerta...
El hombre lo intenta, pero nada. La mujer, con aquel retintín tan
especial, le corrige:
- Pero, cariño, hazle un lazo al extremo para poder agarrar el seguro...
Sudando el hombre, hace el lacito, pero nada.
- ¡Cariño, por Dios! El lacito mas estrecho: ¿cómo piensas agarrarlo, si no...?
Total que nuestro hombre no puede más y le grita a su mujer:
- ¡Sí, claro, tú desde dentro del coche lo ves todo muy fácil!

Tags: coches

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos, infidelidad, matrimonios

Un viajante llegó a su casa después de haber pasado toda una semana de viaje.
- ¡María! Vengo que no me aguanto, ve quitándote la ropa que te voy a hacer el amor como nunca.
Entraron en la habitación, se metieron en la cama e hicieron el amor de manera salvaje, brutal, escandalosa.
Fue tal el ajetreo y el ruido de la cama contra la pared, que al poco de empezar escucharon unos golpes al otro lado de la pared, acompañados por las voces del vecino:
- Ya está bien, ¡toda la semana igual, ya basta!

Tags: viajes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+