XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de toallas

Chiste de verdes, infidelidad, vecinos, infidelidad

Una bella mujer joven sale de la ducha, se envuelve con una toalla yavisa a su marido que ya puede ducharse. Cuando él entra en la ducha suena el timbre de la puerta. La esposa le dice que ella abre, y baja a abrir la puerta envuelta en la toalla.
Al abrir la puerta se encuentra a su vecino Antonio, quien se queda sin palabras ante la visi√≥n que le ofrece la se√Īora. Entonces, √©l saca dos billetes nuevecitos de 100 euros y le dice a ella que son suyos si deja caer la toalla hasta la cintura.
Ella piensa, "¬Ņpor qu√© no?", de modo que deja caer la toalla y deja sus senos al descubierto , entonces coge el dinero. Antonio jadea ante lo que ve; saca prontamente otros 200 euros y se los ofrece por dejar caer la toalla hasta el suelo para ver todo el asunto. La mujer piensa que ya hab√≠a llegado bastante lejos, as√≠ que no le importaba hacerlo, y deja caer la toalla al suelo ense√Īando su precioso cuerpo. Antonio la contempla un momento, le da las gracias y se va.
Cuando ella sube de nuevo, su marido que acababa de salir de la ducha, le pregunta que quién había llamado a la puerta.
Ella contesta:
- Era nuestro vecino Antonio.
- ¬ŅY ha tra√≠do los 400 euros que me debe? - pregunta el marido.

Tags: duchas, toallas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de funcionarios, ni√Īos, m√©dicos

Estaban en un restaurante una madre con su hijo.
En un descuido, el ni√Īo se mete una moneda en la boca y se atraganta.
La madre intenta hacerle escupir la moneda golpeándole la espalda, dándole palmadas en el cuello, sacudiéndolo, sin éxito.
El ni√Īo ya comienza a dar muestras de asfixia y la madre, desesperada, comienza a gritar pidiendo auxilio.
Un se√Īor se levanta de una mesa cercana, y con pasmosa tranquilidad, sin decir palabra alguna, le baja los pantalones a la criatura, toma sus peque√Īos test√≠culos, los aprieta con fuerza, y tira hacia abajo violentamente.
Autom√°ticamente, el ni√Īo -ante el dolor irresistible- escupe la moneda, y el se√Īor, con la misma pasmosa tranquilidad con la que se acerc√≥, regresa a su mesa sin decir palabra.
Al rato, la se√Īora, ya tranquilizada, se acerca para agradecerle que haya salvado la vida a su hijo, y le pregunta:
- ¬ŅUsted es m√©dico?
- No se√Īora, SOY FUNCIONARIO DE HACIENDA experto en tocar los cojones hasta sacar la √ļltima moneda.

Tags: monedas, madres, restaurantes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de malos, borrachos

Erase una vez, un borracho que abord√≥ un autob√ļs en el que viajaba mucha gente, y par√°ndose en el pasillo del autob√ļs, procedi√≥ a decir:
- Los de la derecha son unos tarados, los de la izquierda son unos idiotas, los de atr√°s son unos imb√©ciles y los de enfrente son unos est√ļpidos.
Cuando escuchó eso el conductor, frenó sorpresivamente, y toda la gente cayó al suelo, incluyendo al borracho, y muy enojado el chofer tomó al borracho por el cuello y le preguntó:
- ¬°Ahora s√≠, dime, ¬ŅQui√©nes son unos tarados, unos idiotas, unos imb√©ciles y unos est√ļpidos?
Y el borracho contestó:
- Ya no lo sé, ¡Están todos revueltos!

Tags: ch√≥feres, autob√ļs, autobuses

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de ancianos, largos, buenos

Un jubilado comenta:
La gente que todavía trabaja me pregunta a menudo que qué hago diariamente, ahora que estoy retirado...
Pues bien, por ejemplo, el otro día fui al centro y entré en Correos a recoger un paquete que me había llegado, sin tardar en la gestión ni cinco minutos.
Cuando salí y llegué al coche que estaba en la puerta, un Policía Local estaba rellenando una multa por estacionamiento prohibido.
Rápidamente me acerqué a él y le dije:
- ¬°Vaya hombre, no he tardado ni cinco minutos...! Dios le recompensar√≠a si hiciera un peque√Īo gesto para con los jubilados...
Me ignoró olímpicamente y continuó llenando la infracción.
La verdad es que me pas√© un poco y le dije que no ten√≠a verg√ľenza. Me mir√≥ fr√≠amente y empez√≥ a llenar otra infracci√≥n alegando que, adem√°s, el veh√≠culo no tra√≠a yo no s√© qu√© calcoman√≠a de la ITV. Entonces levant√© la voz para decirle que me hab√≠a percatado de que estaba tratando con un capullo, y que c√≥mo le hab√≠an dejado entrar en la Polic√≠a...
√Čl acab√≥ con la segunda infracci√≥n, la coloc√≥ debajo del limpiaparabrisas, y empez√≥ con una tercera.
No me achiqué y estuve así durante unos 20 minutos llamándole de todo.
√Čl, a cada insulto, respond√≠a con una nueva infracci√≥n. Con cada infracci√≥n que llenaba, se le dibujaba una sonrisa que reflejaba la satisfacci√≥n de la venganza...
Después de la enésima infracción... le dije:
- Lo siento. Lo tengo que dejar, porque... ¬°Ah√≠ viene mi autob√ļs!
Y es que desde mi jubilación, ensayo cada día cómo divertirme un poco. Es importante hacer algo a mi edad, para no aburrirme.

Tags: abuelos, jubilados, policías, multas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos

Cuando Dios creó a Adán y Eva, les dijo:
- Solo me quedan dos regalos: Uno es el arte de hacer pipi de pie y...
Entonces Adán se adelantó y gritó:
-¬°Yo!, ¬°Yo!, ¬°Yo!,¬°Yo lo quiero!, ¬°Por favor... Se√Īor por fa porfaaa!, ¬°Mire que me facilitar√≠a la vida substancialmente!
Eva asintió y dijo que esas cosas no tenían tanta importancia para ella. Entonces Dios le dio a Adán el regalo y este empezó a gritar de la alegría. Corría por el jardín del edén y hacía pipi por todos lados, en los árboles, en los arbustos, corría por la playa haciendo dibujos con su pipi en la arena....En fin, no paró de lucirse.
Dios y Eva contemplaban al hombre loco de felicidad y Eva preguntó a Dios:
- ¬ŅCu√°l es el otro regalo?
Dios contestó:
- Cerebro Eva, cerebro... y ese es para ti...

Tags: eva, adan, feministas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+