XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de universitarios

Chiste de profesores, buenos

Llega un nuevo profesor a la universidad, trajeado y vistoso, a impartir un curso de fisica fundamental. Desde la tarima popone a sus alumnos el siguiente problema:
- Teniendo en cuenta el volumen que ocupan ustedes (yo no, que para eso soy catedrático), la velocidad del rayo lumínico solar, la aberración del polvo desplazado por la tiza y las vibraciones emitidas por mis cuerdas vocales, calculen la edad que tengo.
Todos los alumnos tiemblan ante el problema, excepto uno que levanta la mano y dice de inmediato: "cuarenta y cuatro".
El catedr√°tico se sorprende y pregunta:
- Y usted, ¬Ņc√≥mo lo sabe?
- Muy f√°cil. Tengo un hermano que tiene 22 y es medio gilipollas.

Tags: físicos, locos, catedráticos, universitarios

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de buenos, ancianos

Casi al final del servicio dominical el sacerdote preguntó:
-¬ŅCu√°ntos de ustedes han perdonado a sus enemigos?..
El 80 por ciento de la sala levantó la mano.
El sacerdote insistió con la pregunta..
Todos respondieron esta vez excepto una viejecita.
-Se√Īora Josefa... ¬ŅNo est√° dispuesta a perdonar a sus enemigos?.
-Yo no tengo enemigos, respondió dulcemente.
-Sra. Josefa eso es muy raro ¬ŅCu√°ntos a√Īos tiene usted?..
-99 respondió.
La congregación se levantó y la aplaudió.
-¬ŅPuede pasar al frente y decirnos como llega a los 99 a√Īos sin tener enemigos?
La se√Īora Josefa pas√≥ al frente, se dirigi√≥ a la congregaci√≥n y dijo:
-Porque ya se murieron todos esos degraciados...!!!.

Tags: iglesias

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de malos, varios

Recientemente, estaba sentado en un bar y de repente sentí la impetuosa necesidad de tirarme un pedo.
La m√ļsica estaba realmente muy alta por lo que, decid√≠ programar mi pedorreta al ritmo de la m√ļsica.
Luego de 2 canciones, ya me sentía mucho mejor así que, procedí a terminar mi café. Entonces me di cuenta que, toda la gente a mi alrededor me estaba mirando... fue cuando recordé que, estaba escuchando mi ipod!!!

Tags: ipod, m√ļsica, pedos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+