XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de vacunas

Otros chistes

Chiste de verdes, buenos, matrimonios, médicos

- Verá doctor, tengo un problema. Cuando hago el amor con mi mujer, me da la impresión de que no siente nada. Algunas veces incluso se duerme.
- Eso tiene una explicación científica. Algunas mujeres en estado de excitación se acaloran tanto que les es imposible sentir nada. Trate de hacer el amor y abanicarla al mismo tiempo.
- Gracias doctor.
Y esa noche así lo hizo. Pero cuando atendía al abanico no atendía a lo otro. Así que contrató a un negro para que abanicase a su señora.
- Venga, negro, abanica. ¿Sientes ahora Maruja?.
- No, nada.
- ¡Más fuerte negro! ¿Y ahora, Maruja?
- Nada, nada.
- Negro, trae el abanico y ponte tú.
El negro se situa encima de Maruja y el marido abanicaba.
- ¿Y ahora Maruja? ¿Sientes?
- Siiiiiiií, siiiiiiiiiií, ahora siiiiiiií!
- ¿Ves negro? ¡No sabes ni abanicar!

Tags: negros, doctores

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos

Este es un tío que llega a una farmacia y pide algo para la diarrea. El farmacéutico de guardia, que hacía poco que ha empezado a trabajar, se confunde y le da un laxante.
El hombre sale de la farmacia y se toma el laxante. Inmediatamente empieza a notar los efectos y echa a correr como un descosido hacia su casa. A eso de 200 metros le para un peatón y le pregunta:
- Perdón, ¿Sabe usted donde hay una farmacia?
- Si. Siga la linea amarilla!!!

Tags: farmaceuticos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de matrimonios, infidelidad, buenos

Una pareja de novios deciden separarse y el chico le dijo a la chica:
- Tenemos que separarnos y cuando cumplamos 50 años nos reencontramos. Cada vez que seamos infieles guardamos un grano de arroz.
Cuando llegó el día se volvieron a encontrar y ella preparó una cena estupenda.
Al final de la cena el viejo todo orgulloso dijo:
- Mira abre la cajita y fíjate
La viejecita la abrió y vio un grano de arroz y dijo
- Solo una vez
y el viejo dijo:
- Ahora te toca
Y la vieja dijo:
- ¿Con qué crees que he preparado el arroz con pollo y el postre de arroz con leche?

Tags: ancianos, arroz

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+