XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de variopintos

Otros chistes

Chiste de religión, abogados, largos

Llega un Abogado al cielo y toca la puerta, en eso le sale a recibir San Pedro y le pregunta:
- ¿Y tú quién eres?
- Yo soy abogado
- Los abogados no entran aquí.
- Como que no si el cielo es un lugar público... ¿y tú quién eres?
- Soy el Portero y Guardian del Cielo...
- Entonces muéstrame tu "Acta de Nombramiento".
San Pedro titubea por un momento y se va a preguntarle a Jesús:
- Señor, allí afuera hay un abogado que dice que puede ingresar al cielo porque es un lugar publico
Jesús se acerca con el abogado y le dice:
- Mira, aquí no entra ningún abogado.
El abogado molesto le pregunta:
- ¿Y tú quién eres?
- Yo soy el hijo de Dios...
- Entonces muéstrame tu Partida de Nacimiento", a ver si es cierto.
Se voltea Jésus y le dice a San Pedro:
- Mira mejor dejamos entrar a este abogado o luego me pedirá el "Acta de Matrimonio" de mi padre y entonces si que estamos jodidos...

Tags: cielo, Jesús

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de largos, buenos

En un bar de Villanuño de Valdavia, estaban un grupo de amigos jugando al tute mientras por la tele, en la segunda, estaban dando un reportaje del profesor Coustov, unos buzos se tiraban al agua de espaldas al mar.
Uno de la mesa dice:
- Me gustaría saber por qué los buzos siempre se tiran de espaldas al mar.
Dice otro:
- Se tiran de espaldas al mar porque si se tiraran de
frente, el impacto con el agua les rompería las gafas y podría dañarles la visión.
Dice 'el Ambrosio':
- Que va hombre! Se tiran de espaldas porque si se tiraran de frente el peso de las bombonas les precipitaría dentro del casco y podrían ser absorbidos por las hélices.
- Que no hombre, se tiran de espaldas porque según el principio de Arquimedes (que también era buzo), todo cuerpo que se sumerge en el agua sufre un desplazamiento igual al volumen zambullido.
El Aniceto que estaba detrás de la barra les dice:
- Pero que torpes sois, hombre: Se tiran de espaldas porque si se tiraran de frente caerían dentro de barco ¡coño!

Tags: Eugenio, buzos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+