XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de verano

Otros chistes

Chiste de funcionarios, niños, médicos

Estaban en un restaurante una madre con su hijo.
En un descuido, el niño se mete una moneda en la boca y se atraganta.
La madre intenta hacerle escupir la moneda golpeándole la espalda, dándole palmadas en el cuello, sacudiéndolo, sin éxito.
El niño ya comienza a dar muestras de asfixia y la madre, desesperada, comienza a gritar pidiendo auxilio.
Un señor se levanta de una mesa cercana, y con pasmosa tranquilidad, sin decir palabra alguna, le baja los pantalones a la criatura, toma sus pequeños testículos, los aprieta con fuerza, y tira hacia abajo violentamente.
Automáticamente, el niño -ante el dolor irresistible- escupe la moneda, y el señor, con la misma pasmosa tranquilidad con la que se acercó, regresa a su mesa sin decir palabra.
Al rato, la señora, ya tranquilizada, se acerca para agradecerle que haya salvado la vida a su hijo, y le pregunta:
- ¿Usted es médico?
- No señora, SOY FUNCIONARIO DE HACIENDA experto en tocar los cojones hasta sacar la última moneda.

Tags: monedas, madres, restaurantes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de ladrones, ancianos

Hubo un robo en una joyería de la capital. Llega la policía y encuentra las ventanas rotas y a un viejito mendigo cerca de la puerta. Los policías dicen:
- ¡Este es el ladrón! Llevémoslo a la pileta del parque para que confiese.
Lo llevan y lo meten de cabeza dentro del estanque; lo sacan y le preguntan:
- ¿Dónde están las joyas?
El viejito no contesta nada, entonces lo vuelven a meter durante más tiempo. Lo sacan de nuevo:
- ¿Dónde están las joyas?
Nada que contesta, lo meten la tercera vez, durante dos minutos, entonces el viejito levanta una mano; un policía dice:
- ¡Ya va a hablar!
Lo sacan y le preguntan:
- A ver, ¿Dónde están las joyas? ¿Qué tiene que decir?
Contesta el viejito:
- Que llamen a un buzo porque yo no veo nada en el estanque

Tags: policías, joyerías, joyas, mendigos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de matrimonios, largos, buenos, médicos

Una mujer acompaña a su marido a la consulta del médico. Después del chequeo, el médico llama a solas a la mujer a su despacho y le expone:

- Tu marido tiene una enfermedad muy grave combinada con un estrés horrible. Si no haces lo siguiente, sin duda morirá: cada mañana prepárale un desayuno saludable. Se amable y asegúrate de que esté siempre de buen humor. Prepárale para la comida algo que le alimente bien y que pueda llevar al trabajo. Y cuando vuelva a casa más tarde, una cena especial. No le agobies con tareas, ya que esto podría aumentar su estrés. No hables de tus problemas ni discutas con él, sólo agravarás su estrés. Intenta que se relaje por las noches utilizando ropa interior sexy y dándole muchos masajes. Anímale a que vea algo de deportes en la televisión. Y, lo más importante, haz el amor con él varias veces a la semana y satisface todos sus caprichos sexuales. Si puedes hacer esto durante los próximos diez o doce meses, creo que tu marido recuperará su salud completamente.

De camino a casa, el marido pregunta a la mujer:
- ¿Qué te dijo el médico?
- Que te vas a morir.

Tags: enfermedades, mimos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos, religión

Esto es un granjero que va a la iglesia y le dice al cura:
- Señor cura, ¿me presta su loro?
- Vale pero no le enseñes palabrotas.
- Vale
Va el granjero andando y empieza a llover y dice:
- Joé, ¡cómo llueve!
... y el loro se lo queda en la mente.
Pasa delante de un toro que esta durmiendo y dice:
- Cogerle de las pelotas a ver si se levanta.
... y el loro se lo queda en la mente.
Sale un rebaño de ovejas
corriendo y dice:
- Corred putillas, corred que ya os alcanzaré.
... y el loro se lo queda en la mente.
El granjero le devuelve el loro al cura.
Llega el domingo y el cura bebe el vino y dice el loro:
- Joder, ¡cómo llueve!
... y el cura se desmaya.
Y dice el loro:
- Cogerle de las pelotas a ver si se levanta
... y salen las monjas corriendo.
Y grita el loro:
- Corred putillas, corred, que ya os alcanzaré...

Tags: curas, loros, monjas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+