XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de virgenes

Chiste de religión

Va un americano y se encuentra con un espa√Īol y empiezan a hablar. Y el americano le dice al espa√Īol.
-Yo tengo un buen trabajo y toco es violín. Y cuando voy a tocar a la virgen le saco unas gotas que te cagas
Y ahora le dice el espa√Īol.
-Pues yo también toco el violín y cuando le toco al cristo me dice.
-Menos mal que tu tocas el violín mejor que aquel americano que hace llorar a mi madre cuando toca

Tags: m√ļsica, violines, Cristo, virgenes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de largos, buenos, profesiones

Cinco cirujanos discutían sobre quiénes son los mejores pacientes en una sala de operaciones.
El primer cirujano dice:
- Me gusta operar contables, porque, cuando los abres, todo est√° ordenado por n√ļmeros.
El segundo cirujano responde:
- Sí, pero los electricistas son mejores, porque todos los órganos están codificados por colores, no hay forma de equivocarse.
El tercer cirujano agrega:
- No, son mejores los bibliotecarios: dentro de ellos está todo ordenadito alfabéticamente.
El cuarto dice:
- No hay como los mec√°nicos, los tipos ya traen las piezas de repuesto que hay que colocar.
El quinto, por √ļltimo, les dice:
- Siento disentir con todos, compa√Īeros, los pol√≠ticos son los mejores pacientes del mundo para operar. No tienen coraz√≥n, no tienen est√≥mago, no tienen huevos, y, adem√°s, el cerebro y el culo son totalmente intercambiables.

Tags: doctores, políticos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de vecinos, internacionales, largos, buenos

Un tipo fue a visitar a su amigo y vecino japonés que había sido víctima de un grave accidente automovilístico. Estaba en la UCI.
Al llegar encontró al nipón todo entubado. Un tubo por aquí, un tubo por allá… Cables por todas partes.
Se quedó allí parado, en silencio, al lado de la cama del amigo de ojitos rasgados, que se hallaba sereno y reposando con todas aquellas mangueras conectadas
a su frágil cuerpo. De repente, en un momento dado, el japonés despierta y con los ojos casi fuera de órbita, grita:
 - ¡ SAKARO AOTA NAKAMY ANYOBA, SUSHI MASHUTA!
Dicho esto, suspiró y pasó a mejor vida.
Las √ļltimas palabras de su amigo muerto, quedaron grabadas en la mente de nuestro protagonista. En el funeral del japon√©s, el individuo en cuesti√≥n se
aproximó a la madre y a la viuda y les dijo abrazándolas:
¬†- Se√Īora Fumiko y se√Īora Shakita, nuestro querido Fuyiro, segundos antes de su fallecimiento, me dijo estas palabras que no consigo olvidar:¬† ‚ÄĚ ¬° SAKARO
AOTA NAKAMY ANYOBA, SUSHI MASHUTA!‚Ä̬†¬† Y no s√© qu√© quieren decir.
La madre de Fuyiro se desmayó casi al instante, y la viuda miró asustada al vecino.
El tipo insiste:
¬†- ¬ŅQu√© quieren decir esas palabras, se√Īora Shakita.
La viuda lo miró con rabia y respondió:
- "¬°NO PISES LA MANGUERA DEL OX√ćGENO, ANIMAL!"

Tags: entierros, funerales, idiomas, japoneses

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de animales, largos, buenos, verdes

Entra a un café un hombre llevando a un mono con una correa.
Se sienta, pide una bebida para él y un zumo de plátano para el mono.
El animal se toma el zumo, tira el vaso al suelo y comienza a correr por todo el bar, lanzando gritos y haciendo destrozos.Finalmente, llega a la mesa de billar, se para, ve la bola blanca que esta sobre el pa√Īo
de la mesa; la agarra y se la come.
El due√Īo del bar, enfurecido, le recrimina al hombre:
- √ďigame, usted, ¬°Ese mono suyo es un salvaje, primero me destroza el bar y despu√©s se come mi bola de billar! Los voy a echar a patadas a usted y a ese bicho de mierda.
El hombre, avergonzado, le dice al due√Īo:
- No se preocupe amigo, yo le pago por todos los da√Īos.
Dicho esto, saca un fajo de billetes y se va.
Al cabo de una semana vuelven el hombre y su mono al mismo bar. El hombre pide un trago para él y un zumo de plátanos para el mono. El mono esta vez se comporta decentemente; se toma su trago y se pone a caminar mesa por mesa, pero sin romper nada. En esto que ve sobre una mesa un helado con una cereza encima. Agarra la cereza, la mira bien, y procede a metérsela en el culo con toda delicadeza. Se la saca, la vuelve a mirar, y se la come.
El due√Īo del bar, indignado, otra vez le recrimina al hombre:
- Oiga! Ese bicho asqueroso suyo es un inmundo!. ¬ŅVio lo que hizo? Delante de todos mis clientes, se mete una cereza en el culo y despu√©s se la come.
A lo que el hombre le contesta:
- Si, mire, tiene que comprenderlo, con lo que le costó cagar la bola de billar, ahora antes de comer cualquier cosa primero la mide.

Tags: frutas, monos, bares

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+