XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de vomitar

Otros chistes

Chiste de inform√°tica, buenos

En un coche hay tres ingenieros: uno es mec√°nico, otro electr√≥nico y el √ļltimo es inform√°tico.
De repente el coche se para, y el mec√°nico dice:
-Me bajo y le echo un vistazo a ver que pasa.
El ingeniero mira el motor, aprieta las tuercas, revisa la gasolina...
-Pues yo no he encontrado nada raro, dice.
-Espera que me bajo yo a ver si le falla algo eléctrico, dice el segundo.
El electrónico mira la conexión entre cables, la batería...
-Pues yo me he quedado igual, dice.
Y a esto salta el inform√°tico:
-Oye, ¬Ņqu√© tal si probamos a bajarnos y a subirnos otra vez?

Tags: mec√°nicos, ingenieros

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de matrimonios, buenos

Una mujer, preocupada porque su esposo no le responde cuando le habla, decide llevarlo al médico y él se deja llevar sin decir nada...
La mujer habla con el médico y le dice:
-Doctor, le hablo a mi esposo y él no me contesta. Creo que tiene un grave problema auditivo.
El doctor examina al hombre, luego sale y en privado le dice a la se√Īora:
-Se√Īora, su esposo tiene ‚ÄúOtitis Testicular‚ÄĚ.
-¬ŅY qu√© quiere decir eso, doctor?
-Que su esposo la escucha perfectamente, pero "le importa dos cojones lo que usted dice"...

Tags: doctores

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de largos, buenos

Estaba en un restaurante y mientras iba al ba√Īo, vi como otra persona tomaba el mismo camino que yo. Al entrar al ba√Īo, observ√© c√≥mo ocupaba uno de los dos
cubículos, que eran de esos que no llegan hasta el techo. Yo, lógicamente, entré en el
otro. De repente, oigo que me dicen:
- ¬°Hola!
Yo seguí callado, pero el tipo vuelve a decir:
- ¬°Hola!. ¬ŅMe escuchas?
Yo, para no parecer mal educado, contesté:
- ¬°Hola!
Y el tipo pregunta:
- ¬ŅC√≥mo est√°s?
A lo que contesté:
- Bien, gracias, un poco cansado.
Y el tipo dice:
- ¬ŅQu√© haces?
Yo ya estaba intrigado, pensé, siempre hay gente muy rara en este mundo, y contesté:
- ¬ŅY qu√© voy a estar haciendo?. Lo mismo que t√ļ, ¬°Cagando!
Inmediatamente oigo:
- ¡Mi vida, te llamo después porque tengo a un imbécil al lado, que está contestando a todas mis preguntas!

Tags: restaurantes, teléfono, absurdos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de profesiones, borrachos, camareros

Entra un hombre en un bar y el camarero educadamente le pregunta:
- ¬ŅQu√© le sirvo?
A lo que el hombre le contesta:
- Me sirve... tres cervezas.
- ¬Ņtres cervezas? - Le pregunta el camarero sorprendido.
- Si, una para mí, otra para ti, y otra para tu puta madre.- Le contesta el hombre.
El camarero sorprendido y a la vez mosqueado se aguanta las ganas de darle un buen pu√Īetazo, por respeto y por temor a ser despedido, ya que piensa... puede que sea la √ļltima vez que venga por all√≠, y no merece la pena ponerse a malas‚Ķ.. por lo que le sirve las tres cervezas.
Al día siguiente el camarero al poco de abrir el bar, ve sorprendido que acaba de entrar el mismo hombre del día anterior.
El hombre se acerca hasta él y le dice:
- Quiero que me sirvas 3 cervezas.
El camarero con precaución por lo sucedido el día anterior le vuelve a preguntar:
- ¬ŅTres cervezas?, vamos a ver ¬Ņhoy para qui√©n son?
El hombre le responde:
- Una para mí, otra para ti, y otra para tu puta madre.
El camarero no se puede aguantar las ganas, sale de la barra y le da una buena paliza. Al final el hombre se va magullado y casi sin poder andar. El due√Īo del bar que ha visto lo sucedido no despide al camarero, ya que cree que el comportamiento de su empleado ha sido justificado.
Al día siguiente el camero colocaba está colocando las jarras de cerveza, cuando todo incrédulo ve aparecer por la puerta al mismo hombre con un ojo morado, la pierna derecha vendada y el brazo izquierdo en cabestrillo. El hombre se acerca a él y le dice:
- Quiero 2 cervezas.
El camarero bastante mosqueado le pregunta.¬ŅDos cervezas, para qui√©n?,
- Una para mí, y otra para tu puta madre. Para ti nada, que te sienta mal el alcohol y te pones muy nervioso.

Tags: bares, cervezas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+