XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de zombies

Otros chistes

Chiste de largos, buenos

Era el examen final de inglés en la facultad. Como muchos de los exámenes universitarios, su principal objetivo era eliminar a los nuevos estudiantes. El examen duraba dos horas y cada estudiante recibió su correspondiente hoja de examen con las preguntas.
El profesor era muy recto y severo, catedrático a la antigua usanza, y le dijo a toda la clase que si el examen no estaba sobre su mesa después de dos horas exactamente, no se aceptaría, y el estudiante sería suspendido.
Media hora después de empezar el examen, un estudiante entró por la puerta y le pidió una hoja de examen al profesor:
- No va a tener tiempo usted para terminarlo, dijo el profesor al d√°rsela.
- Si que lo terminaré, contestó el estudiante.
Se sentó y empezó a escribir. Después de dos horas, el profesor pidió los exámenes, y todos los estudiantes, en ordenada fila, los entregaron. Todos menos el que había llegado tarde, que continuó escribiendo como si nada pasase.
Despu√©s de otra media hora, este √ļltimo estudiante se acerc√≥ a la mesa donde se encontraba el profesor sentado leyendo un libro. En el instante en que intent√≥ poner su examen encima del mont√≥n, dijo el profesor al alumno:
- Ni lo intente. No puedo aceptar eso. Ha terminado tarde.
El estudiante lo miró furioso e incrédulo.
- ¬ŅSabe qui√©n soy? -le pregunt√≥-.
- No, no tengo ni la menor idea -contestó el profesor en tono de voz sarcástico-.
- ¬ŅSabe qui√©n soy? -pregunt√≥ nuevamente el estudiante, apunt√°ndose a su propio pecho con su dedo, y acerc√°ndose de manera intimidante-.
- No, y no me importa en absoluto -contestó el profesor con un aire de superioridad-
En ese momento, el estudiante cogió rápidamente su examen y lo metió en medio del montón, entre todos los demás.
- ¡Eso es perfecto! -exclamó-.
Y se marchó.

Tags: estudiantes, profesores

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos, infidelidad, matrimonios, abogados

Un abogado mantiene un romance con su secretaria. Al poco tiempo ésta queda embarazada y el abogado, que no quiere que su esposa se entere, le da a una buena suma de dinero y le pide que vaya a parir a Italia. A lo que la secretaria pregunta:
-¬ŅY c√≥mo te comunicar√© que ha nacido el beb√©?
-Tan sólo envíame una postal y escribe Spaghetti por detrás. No te preocupes, yo me encargaré de todos los gastos.
Pasan seis meses y una ma√Īana la esposa del abogado lo llama al bufete exaltada:
- ¬°Querido, acabo de recibir el correo y hay una postal muy extra√Īa de Italia... La verdad no entiendo que significa!.
-El abogado, asustado, contesta:
- ¬°Espera a que llegue a casa y te explico!
Cuando el hombre llega a casa y lee la postal cae al suelo fulminado por un infarto. Llega una ambulancia y se lo llevan. Ya en el Hospital, el medico jefe se queda a confortar a la esposa y le pregunta cual ha sido el trauma que ha precipitado tal ataque cardíaco. Entonces la esposa saca la postal y lee:
- ¡Spaghetti, Spaghetti, Spaghetti, Spaghetti, Spaghetti, tres con salchicha y albóndigas y dos con almejas!

Tags: secretarias, bebes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos, animales

Va un retrasado a una tienda de mascotas:
- Ueas aldes - saluda al entrar.
- Muy buenas - le contesta el encargado de la tienda.
- hiero omcprar un oro.
- ¬ŅUn qu√©?
- ¬°un oro! - replica el gangoso
El dependiente se d√° cuenta que el hombre quiere decir "loro" y le contesta:
- ¡Ah, sí! Usted desea comprar un loro, pues tenemos éste en venta.
- ¬Ņu√°nto ueska?
- 500 euros.
- Polke an karo el oro?
A lo que contestó el loro
- ¬°Porque hablo mejor que t√ļ, imb√©cil!

Tags: loros

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de largos, buenos, amigos

Dos amigos iban paseando por la calle y en esto que uno le dice al
otro:
-­ ¡Cuidado, una mierda, no la pises!
- ¬°Bah, eso no es una mierda!
- ¬ŅC√≥mo que no?, hu√©lela, ya veras...
- Hombre, sniffff, huele mal, pero no como una mierda.
- A ver, sniffff, ¡­que sí, que huele como una mierda, tócala y ya verás!
- Bueno, la textura es similar, pero me parece un poco distinta.
- Pues a mí no, yo creo que tiene la textura de la mierda, pruébala y verás.
- ¡Puajjjj! ¡Sí, tenías razón, es una mierda: ­MENOS MAL QUE NO LA HEMOS PISADO!

Tags: paseos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+