XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de iphone

Otros chistes

Chiste de largos, buenos, borrachos

Llega un campesino a un bar con una radio bajo el brazo ofreciéndola en venta. En una mesa cercana hay varios hombres que al verlo tan humilde se proponen quitarle la radio sin pagarle un centavo. Uno de los hombres le comenta a los otros:
- Os aseguro que con unas cervezas encima, ese campesino terminar√° rebajando el coste de la radio hasta casi nada.
Por lo que lo invitan a sentarse con ellos. Entonces, preguntan al campesino:
- ¬ŅEn cu√°nto nos vendes tu radio?
- 30 euros, responde de manera ingenua.
- Ok, vamos a tomarnos unas cervezas y luego hablamos.
Al cabo de un rato ya se han tomado varias cervezas cada uno y le vuelve a preguntar:
- Y entonces, ¬ŅEn cu√°nto la vendes?
- Bueno, dame 10 euros - responde el campesino.
- Me parece mejor. ¬°Vamos, te invito a otras cervezas!
Luego de un buen rato le pregunta nuevamente al campesino,
- Y ahora, ¬ŅEn cu√°nto me la vendes?
- Dame 5 euros para poder irme a mi casa.
El hombre, viendo la posibilidad de quedarse con la radio, decide continuar con la ronda de cervezas y luego de otro buen rato insiste:
- Y ahora campesino, ¬ŅEn cu√°nto me lo vendes?
A lo que el campesino responde:
- Te voy a decir la verdad, yo quería vender la radio para beber cerveza pero, como ya estoy borracho he decidido no venderla e irme ya a mi casa.

Tags: campesinos, dinero, radios

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de largos, religión, buenos

En cierta ocasi√≥n una familia inglesa pasaba sus vacaciones en Escocia, y en uno de sus muchos paseos observaron una peque√Īa casita de campo que de inmediato les pareci√≥ adecuada para su pr√≥xima temporada. Indagaron qui√©n era el due√Īo de ella, y result√≥ ser un pastor de la Iglesia Anglicana, al que se dirigieron para pedirle que les mostrara la finca. El propietario amablemente as√≠ lo hizo; y tanto por su comodidad, como por su situaci√≥n, la casa fue del agrado de la familia, que qued√≥ comprometida para alquilarla en sus pr√≥ximas vacaci√≥nes.

Ya de regreso en Inglaterra, repasaron debidamente los detalles de cada habitación, y recordó la esposa que no había visto el W.C. Dado lo prácticos que son los ingleses, decidieron escribir al propietario preguntándole por la ubicación de tan indispensable servicio, lo que hizo en los siguientes términos:

-Estimado Pastor: soy miembro de la familia que hace unos días visitó su quinta con deseos de arrendarla para nuestras próximas vacaciones y omitimos enterarnos de un detalle. Quiero suplicarle nos indique dónde queda el W.C.

Finalizó la carta como es de rigor, y la despachó al Reverendo quien, al recibirla, desconoció la abreviatura W.C. y creyó que se trataba de la capilla de la religión anglicana llamada WALL CHAPEL y contestó:
-Estimada Sra.: tengo el agrado de informarle que el lugar al que Ud. se refiere se encuentra a 12 Km. de casa, lo que es algo molesto, sobretodo si se tiene la costumbre de ir con frecuencia. Algunas personas llevan comida y permanecen all√≠ todo el d√≠a. Algunos vienen a pie y otros en tranv√≠a, por lo que siempre llegan en el instante preciso. Hay lugar para 400 personas c√≥modamente sentadas y 100 de pie. Los asientos est√°n forrados en terciopelo rojo, y hay aire acondicionado para evitar los efectos de las aglomeraciones. Se recomienda llegar temprano para conseguir lugar. Mdi mujer, por no hacerlo as√≠, hace algunos a√Īos tuvo que soportar el acto de pie, y desde entonces no ha ido m√°s a estos servicios.
Los ni√Īos se sientan juntos y cantan todos a coro. A la entrada se le da un papel. Las personas que no alcanzan a la repartici√≥n del papel, pueden utilizar el papel del compa√Īero de asiento; pero al salir debe devolverlo para seguir utiliz√°ndolo el resto de la temporada. Todo lo que dejan depositado los que all√≠ acuden, se destina para dar de comer a los pobres hu√©rfanos del lugar. Adem√°s hay fot√≥grafos especiales que toman fotograf√≠as a la gente en distintos poses, y luego estas son publicadas en los diarios de esta ciudad, en la secci√≥n "sociales", sirviendo a la propaganda de este saludable y santo sitio.

Tags: vacaciones, lavabos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+