XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de secuestros

Chiste de

Un matrimonio tenía dos niños pequeños, de 8 y 10 años de edad, quienes eran extremadamente traviesos. Siempre estaban metiéndose en problemas y sus padres sabían que si alguna travesura ocurría en su pueblo sus hijos estaban seguramente involucrados.
La mamá de los niños escuchó que el sacerdote del pueblo había tenido mucho éxito disciplinando niños, así que le pidió que hablara con sus hijos. El sacerdote aceptó pero pidió verlos de forma separada, así que la mamá envió primero al niño más pequeño.
El sacerdote era un hombre enorme con una voz muy profunda, sentó al niño frente a él y le preguntó gravemente:
- ¿Dónde está Dios?
El niño se quedó boquiabierto pero no respondió, sólo se quedó sentado.
Así que el sacerdote repitió la pregunta en un tono todavía más grave:
- ¿Dónde está Dios?
De nuevo el niño no contestó.
Entonces el sacerdote subió de tono su voz, aún más, agitó su dedo frente a la cara del niño, y gritó:
- ¿Dónde está Dios?
El niño salió gritando del cuarto, corrió hasta su casa y se escondió en su habitación.
Cuando su hermano lo encontró encerrado en su habitación le preguntó:
- ¿Qué pasó?
El hermano pequeño sin aliento le contestó:
- ¡Ahora si que estamos en graves problemas hermano, han secuestrado a Dios y creen que nosotros lo tenemos!

Tags: secuestros, Dios

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de ladrones, dinero

El gallego Manolo se encontraba viviendo en Argentina, y estaba pasando por serios apuros económicos, cuando decidió meterse de lleno en la galopante industria del secuestro.
Fue al parque más cercano, se escondió detrás de un árbol y agarró al primer niño que pasó, lo llevó a su casa y escribió la siguiente nota:
-'Que he secuestrao a vuestro hijo, si lo queréis tener vivo y de regreso con vosotros, dejad mañana detrás del árbol de ucalitus a las 7:00 de la mañana, una bolsa de supermercado con 10.000 $.
Firmado: -'El Gallego'-.
Dobló la nota y se la puso en el bolsón al niño, al que le dice:
- 'Vete directo a tu casa y enseña a tus padres la nota'-.
Al día siguiente encontró la bolsa de supermercado en el parque, según las instrucciones, con los 10.000 $ y con la siguiente nota:
- '¡Joder; que no puedo creer que un gallego le haga ésto a otro gallego!'-.

Tags: gallegos, secuestros, niños

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de largos, buenos

En un restaurante uno de los comensales de una mesa, repara que el camarero, lleva una cucharilla de las de café en el bolsillo de la chaqueta.
Se fija un poco mas y comprueba que todos los camareros llevan cucharillas en los bolsillos de sus respectivas chaquetas.
Intrigado, le pregunta al camarero:
- Lo de la cucharilla en el bolsillo ¿es por algo?
- Si señor, es que ha habido una consultoría para ahorrar costes. En ella se ha comprobado que la cucharilla de café es la pieza que más veces se suele caer al suelo, nosotros la reponemos inmediatamente y en el siguiente viaje a la cocina volvemos a colocarnos otra. De esta forma ahorramos un 3 por ciento de nuestro tiempo.
- Muy inteligente, sí señor.
Al rato, el mismo comensal, observa que le cuelga un hilito hábilmente disimulado de la bragueta. Igualmente comprueba que todos los camareros están en la misma situación.
Vuelve a preguntar al camarero:
- Lo del hilito en la bragueta ¿seguro que también tiene una explicación?
- Efectivamente. En la misma auditoría se ha comprobado que por la cantidad de horas que nos pasamos en el restaurante, tenemos necesidad de ir varias veces al servicio. Con la cuerdecita nos la
sacamos sin tocarla, con lo cual evitamos perder tiempo
lavándonos las manos lo que produce un ahorro del 4 por ciento en el total de la jornada.
Se queda el comensal pensando y dice:
- Bueno para sacarla, muy bien, pero ¿cómo se la guardan?
- Los demás no lo sé, yo uso la cucharilla.

Tags: restaurantes, camareros

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de cortos, buenos, matrimonios, verdes

Dos hombres que se movían muy deprisa en el interior de un Hipermercado con sus carros de la compra se chocan y uno le dice al otro:
- Perdóneme Ud; es que busco a mi señora.
- ¡Qué coincidencia, yo también! Estoy ya desesperado.
- Bueno tal vez le pueda ayudar. ¿Cómo es su señora?
- Es alta, de pelo castaño claro, piernas bien torneadas, pechos firmes, un culo precioso, en fin, muy bonita...
- ¿Y la suya?
- Olvídese de la mía, estará en la sección de charcutería seguro, le ayudo a buscar a la suya!!

Tags: supermercados

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de matrimonios, largos, buenos, verdes

La señora, medio dormida en su cama, escucha cuando llega su marido del trabajo y siente como él la acaricia suavemente, casi de manera furtiva, como recorriendo suavemente la periferia de su cuerpo. Ella siente cómo su cuerpo reacciona inmediatamente a las caricias. El marido toma sus manos y las recoge, mete una de sus manos por su espalda y llega atrevidamente hasta sus redondeces.

En este momento, la señora está que arde, jadeante y deseosa. Entonces, sus piernas son abruptamente levantadas. La mujer siente que la pasión perdida por años ha regresado y le encanta sentir cómo su hombre apoya sobre ella todo su peso. La enerva sentir en su nuca el aliento calido de su marido. Ella se prepara, levanta las caderas; separa y flexiona sus piernas y se dispone a ser tomada, cuando de pronto su marido suelta sus piernas, gira sobre sí mismo y se acomoda en su lado de la cama.

La mujer, asombrada y respirando hondamente pregunta: -¿Qué pasó?
Él responde: - Ya.
- ¿Ya qué, grandísimo cabrón?
- Ya duérmete, mi cielo. Ya encontré el mando de la tv.

Tags: parejas, televisiones

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de informática, abogados, religión, largos

Un día se murió un experto en programación y automatización de sistemas. Llevaba una vida ejemplar, pero no creía en Dios, por tanto lo mandaron al infierno. Era muy bueno programando y en poco tiempo arregló todos los desperfectos en el infierno, dejando todo que funcionara en forma automática, sin tener que resetear los equipos.
Instaló acondicionadores en las oficinas, cafeteras automáticas, sistema multicanal de TV en todos los departamentos y puso a funcionar muchos otros servicios. Dios al enterarse de todo esto lo quiso transferir al paraíso, pero el Diablo se opuso. Dios se molestó y le dijo:
- ¡Te voy a demandar!
- Sí, como no, dijo el Diablo con sarcasmo.
- ¿Y dónde encontrarás un buen abogado, si en el paraíso no hay ninguno?

Tags: cielo, infierno, programadores

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+