XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de cárceles

Chiste de cortos, buenos

Un condenado a muerte está pasando su última noche en capilla. Recibe la visita del alcaide, quien se pone a dialogar amablemente con él.
-Bueno, ya sabes que a los condenados a muerte se les concede un último deseo. ¿Quieres alcohol?
-No, gracias.
-¿Cigarrillos quizá?.
-Tampoco.
-Bueno, di qué es lo que deseas.
-Me gustaría aprender el chino por correspondencia.

Tags: cárceles, chinos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de largos, buenos, verdes

Un farmacéutico entra en la cárcel y le pregunta su compañero de celda:
- ¿Por que te trincaron?
- Es una historia muy larga.
- Será por tiempo...
- Pues ahí va. Fui al médico a que me recetase la viagra, ya que yo soy farmacéutico, pero honrado. El médico me mandó al urólogo, el urólogo al medico, el médico me mandó a hacer unas pruebas para el corazón. Llegue a casa y me encontré a mi mujer con otro.
- ¡Y lo mataste!
- No, le di por culo a él y después a mi mujer.
- ¡Te denunció el amante de tu mujer!
- No, pero estaba tan cabreado que fui al urólogo y le di por culo.
- ¡Te denunció el urólogo!
- Que va, se ve que le gustó. Después fui al médico y también le di por culo.
- ¡Fue el médico, te denunció el médico.
- Tampoco, a él también le gustó. Fue un día en el supermercado. Un tipo me pilló mangando una botella de whisky. Quiso convencerme para que no lo hiciera, y yo, le bajé los pantalones y le di bien dado, lo malo fue que a él no le gustó y era policía.
- Menos mal que aquí no hay viagra.
- No me hace falta. Es ver un culo y me pongo palote. ¿En qué litera voy a dormir?
- En la que quieras, yo esta noche no duermo.

Tags: cárceles, policías

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de varios

Un gallego es condenado a muerte, y le dan a elegir que tipo de condena prefiere.
-Quisiera morir de sida
-Muy bien, concedido
Entonces un médico llega a su celda y le inyecta el virus del VIH, mientras el gallego empieza a reírse a carcajadas.

-Cómo puede reirse, si le estamos inyectando el virus del sida?
-¡De lo tontos que son!
-¿Qué? ¡Explíquese!
-Jajajaja, es que tengo un condón puesto!

Tags: gallegos, condones, sida, cárceles

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de animales, largos, buenos

Una tortuguita comienza penosa y lentamente a subirse a un árbol. Después de varias horas de esfuerzo, cuando llega a la punta, se lanza al vacío y se da
un feroz golpe en el suelo.
Al rato, la misma tortuguita vuelve a hacer el esfuerzo y lentamente, trepando como puede, llega de nuevo casi a la punta, se lanza y se vuelve a dar otro costalazo.
Nuevamente, testaruda, hace otro tremendo esfuerzo y después de mucho rato y muchos jadeos, va llegando a la punta del árbol cuando se resbala, se vuelve
a caer, agita sus patitas y se pega nuevamente un gran golpe en el suelo.
En el mismo árbol en el extremo de una rama, había una pareja de palomas mirándola con lástima, entonces la paloma hembra le dice al palomo macho:
- Oye, querido, ¿No te parece que ya es hora de que le digamos a la tortuguita que ella es adoptada?

Tags: tortugas, palomas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de infidelidad, largos, buenos, verdes

Una señora se va sin su esposo a un Congreso a Cuba.
Cuando llega al hotel de La Habana encuentra en su habitación a un negro de dos metros desnudo con unos atributos que quitan el sentido.
Hacen el amor una y otra vez hasta que amanece... ella le pregunta:
- Mi amor ¿cómo te llamas?
-No te lo pienso decir porque te reirías –contesta él-.
Y así día tras día durante una larga semana hasta que llega el día de regreso al pueblo, en España.
El "cubanito" la acompaña al aeropuerto. Y una vez más y antes de despedirse le pregunta:
- Por favor, no me dejes ir así, dime cómo te llamas.
- Prométeme que no te vas a reír –le dice- ... Me llamo Nieve.
La señora suelta una gran carcajada...
El cubano le dice
- Ves como te reíste...
Y responde la señora:
- No me reído de tu nombre, sino de la cara que va a poner mi marido cuando le diga que estuve una semana en Cuba con 35 centímetros de nieve.

Tags: cubanos, viajes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+