XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de vecinos

Chiste de vecinos, internacionales, largos, buenos

Un tipo fue a visitar a su amigo y vecino japonés que había sido víctima de un grave accidente automovilístico. Estaba en la UCI.
Al llegar encontró al nipón todo entubado. Un tubo por aquí, un tubo por allá… Cables por todas partes.
Se quedó allí parado, en silencio, al lado de la cama del amigo de ojitos rasgados, que se hallaba sereno y reposando con todas aquellas mangueras conectadas
a su frágil cuerpo. De repente, en un momento dado, el japonés despierta y con los ojos casi fuera de órbita, grita:
 - ¡ SAKARO AOTA NAKAMY ANYOBA, SUSHI MASHUTA!
Dicho esto, suspiró y pasó a mejor vida.
Las últimas palabras de su amigo muerto, quedaron grabadas en la mente de nuestro protagonista. En el funeral del japonés, el individuo en cuestión se
aproximó a la madre y a la viuda y les dijo abrazándolas:
 - Señora Fumiko y señora Shakita, nuestro querido Fuyiro, segundos antes de su fallecimiento, me dijo estas palabras que no consigo olvidar:  ” ¡ SAKARO
AOTA NAKAMY ANYOBA, SUSHI MASHUTA!”   Y no sé qué quieren decir.
La madre de Fuyiro se desmayó casi al instante, y la viuda miró asustada al vecino.
El tipo insiste:
 - ¿Qué quieren decir esas palabras, señora Shakita.
La viuda lo miró con rabia y respondió:
- "¡NO PISES LA MANGUERA DEL OXÍGENO, ANIMAL!"

Tags: entierros, funerales, idiomas, japoneses

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de verdes, infidelidad, vecinos, infidelidad

Una bella mujer joven sale de la ducha, se envuelve con una toalla yavisa a su marido que ya puede ducharse. Cuando él entra en la ducha suena el timbre de la puerta. La esposa le dice que ella abre, y baja a abrir la puerta envuelta en la toalla.
Al abrir la puerta se encuentra a su vecino Antonio, quien se queda sin palabras ante la visión que le ofrece la señora. Entonces, él saca dos billetes nuevecitos de 100 euros y le dice a ella que son suyos si deja caer la toalla hasta la cintura.
Ella piensa, "¿por qué no?", de modo que deja caer la toalla y deja sus senos al descubierto , entonces coge el dinero. Antonio jadea ante lo que ve; saca prontamente otros 200 euros y se los ofrece por dejar caer la toalla hasta el suelo para ver todo el asunto. La mujer piensa que ya había llegado bastante lejos, así que no le importaba hacerlo, y deja caer la toalla al suelo enseñando su precioso cuerpo. Antonio la contempla un momento, le da las gracias y se va.
Cuando ella sube de nuevo, su marido que acababa de salir de la ducha, le pregunta que quién había llamado a la puerta.
Ella contesta:
- Era nuestro vecino Antonio.
- ¿Y ha traído los 400 euros que me debe? - pregunta el marido.

Tags: duchas, toallas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de vecinos, niños, infidelidad

Un niño que le pregunta a su padre:
- ¿Papá qué tiene Mamá entre las piernas?
Y éste contesta:
- La puerta del Paraiso
- Y tú Papá ¿qué tienes entre las piernas?, le vuelve a preguntar el hijo
- Yo tengo las llaves de esa puerta al Paraiso, contesta el padre.
Y el hijo le dice:
- Pues a ver si cambias la cerradura por que el vecino tiene copia

Tags: llaves, puertas, piernas, paraíso

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de profesiones, cortos, matrimonios, infidelidad

Un respetable ginecólogo está paseando por la calle con su
esposa.
Al lado de ellos pasa una muchacha joven, sensual, minifalda, mucho maquillaje y saluda al doctor con cariño:
- ¡Hola, mi amor!
El doctor le dice a su esposa:
- No pienses nada raro. La conozco por el lado estrictamente profesional.
- Y pregunta la esposa:
- ¿El lado profesional tuyo o el de ella?

Tags: ginecólogos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de animales, malos

Había una vez una señora que vivía en el monte con 3 perros que se llamaban: Te veo, Te sigo viendo y Ya no te veo.
Un día a la señora se le perdieron los perros.
Y por ahí había un señor cagando, y la señora empieza a llamar a los perros: Te veo!!
Entonces el señor se movió un poco
- Te sigo viendo!!
Entonces el señor se movió otro poco más
- Ya no te veo!!
y el señor responde:
- Como me va a ver vieja hija de puta si me caí a un hueco

Tags: perros, guarros

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+